Natalia Cruz optó por realizarse una Cirugía de Feminización Facial. (Fotos: Yadín Xolalpa/Irvin Hernández)

El precio de convertirse en mujer

Su cuerpo masculino se ha ido esfumando a base de hormonas. Quiso ir más allá y optó por una cirugía para feminizarse más, pero le dejó daños físicos por los que no puede reclamar
Abigail Gómez |El Universal
05 Abril, 2018 | 01:00 hrs.

Le abrieron el cuello para “limar” el exceso de cartílago que formaba la “manzana de Adán”. A través de dos cortes en su frente, ahí donde nace el cabello, el cirujano insertó las herramientas que rasparon el hueso que está sobre sus cejas. Le modificaron por segunda vez la nariz y le colocaron un mentón artificial que era demasiado grande para su cara. Todo el mismo día.

Natalia Cruz, una mujer transexual, tenía la esperanza de acercarse más a su ideal con esta intervención: verse como una mujer. Pero la Cirugía de Feminización Facial, por la que pagó 110 mil pesos, sólo le dejó cicatrices donde no volverá a crecer pelo, el cartílago de la nariz desviado, jaquecas recurrentes y una sola fosa nasal para poder respirar.

Esto no sucedió con Caitlyn Jenner, padre biológico de las Kardashian, antes conocido como Bruce Jenner. También se sometió a la cirugía y su rostro modificado pero impecable apareció en la portada de Vanity Fair. Es un ejemplo de mujer trans que muchas han decidido seguir. Sin embargo,  nadie puede asegurarles que tendrán los mismos resultados.

caitlyn.jpg

Ser más femenina

Natalia se realizó sus primeras cirugías en su aniversario 25, después de años de tratamiento hormonal. Esas primeras intervenciones fueron para mejorar el aspecto de su nariz y para realizar un implante de mamas. El resultado le pareció increíble. Quedó completamente satisfecha y se sintió feliz de haberlas hecho.

Aquella satisfacción la impulsó a  ir por más. Lo siguiente en su lista era lo que se conoce como Cirugía de Feminización Facial (CFF), la cual puede realizarse en cualquier mujer pero suele ser más solicitada por mujeres de la comunidad trans.

La CFF en realidad es una serie de procedimientos quirúrgicos que se realizan para dar un aspecto más femenino al rostro. Estas intervenciones pueden ir desde una rinoplastia (cirugía de nariz) o un retiro de bolsas de Bichat (grasa en mejillas), hasta operaciones más complejas como la de implante de mentón, remodelación (tallado) de frente, lifting (levantamiento) de cejas, aumento de pómulos y eliminación de la manzana de Adán.

natalia_3.jpg

Fernando Urrutia, cirujano plástico certificado por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva A.V., y quien atiende pacientes de la comunidad trans, explica que “se pueden realizar en una sola intervención una cirugía de mentón, de frente, de nariz y de pómulos”.

La mayor cantidad de cirugías de este tipo se realizan en Tailandia. Le siguen España y Estados Unidos, mientras que en Latinoamérica, se realizan en  mayor medida en Brasil y Argentina.

Los costos pueden ir desde los 15 mil pesos por un retiro de bolsas de Bichat, pasando por los 30 mil pesos por una rinoplastia y hasta los 250 mil pesos por todos los procedimientos.  “El dinero es el menor de los impedimentos para quien quiere cambiar su rostro”, dice el especialista.

“El dinero es el menor de los impedimentos para quien quiere cambiar su rostro”, Fernando Urrutía, cirujano plástico.

Desde 30 minutos hasta más de siete horas, es el tiempo estimado de las cirugías, todo depende de cuál se realice. El periodo de recuperación también varía dependiendo el tipo de intervención, pueden ser desde dos semanas  hasta seis semanas.

Los padres de Natalia siempre la apoyaron en sus decisiones desde que era niño, cuando cantaba “voy a traer el pelo suelto” y eligió ser mujer. Pero en esta ocasión trataron de persuadirla para no realizarse la cirugía.  Natalia siguió firme. Además, esta vez no quería otra intervención sencilla, buscaba el paquete completo, pensaba que aún podía hacer más de lo que ya había logrado con el tratamiento de hormonas orales que había empezado a tomar desde los 18 años.

natalia_23.jpg

La decepción

La principal diferencia entre el cráneo de un hombre y una mujer es que el masculino tiene una estructura más cuadrangular, mientras que el femenino tiende a ser triangular. Este “triángulo” invertido se produce al haber una mayor prominencia en los pómulos y un mentón más redondeado.

Quienes solicitan procedimientos más avanzados en una CFF, como las cirugías de frente y mentón, son personas que no desean tener ningún rasgo masculino en su rostro. “Yo no los considero necesarios. Los pacientes que desde muy jóvenes buscan ser más femeninos empiezan a tomar hormonas a temprana edad y éstas impiden el desarrollo de características masculinas”, afirma el doctor Urrutia.

foto_ff.jpg

Esta advertencia nunca llegó a oídos de Natalia,  el médico que eligió no se lo dijo. Y a pesar de que su rostro ya era bastante femenino por el tratamiento hormonal, ella no se detuvo.

“Soy muy vanidosa así que quería algo mucho más profundo pero creo que esta cirugía se debe realizar sólo en casos muy específicos. En mi caso no. Siento que no era una buena candidata porque yo ya tenía rasgos muy femeninos y no había necesidad de realizarme una operación así, pero mi cirujano no me dijo eso, lo malo es que a veces sólo les importa sacarte el dinero”, dice Natalia.

La cirugía, que duró más de siete horas, fue un via crucis facial. La recuperación lenta y dolorosa le tomó casi un mes.

“Perdí sensibilidad donde me abrieron en la cabeza. Tengo dos incisiones muy profundas donde ya no crece cabello y me dan dolores de cabeza muy fuertes. El implante de mentón me lo puso chueco y me lo tuvieron que quitar porque era muy grande para mi cara. En cuanto a mi nariz, me dejó el septum (cartílago que que separa las fosas nasales) desviado, tengo una fosa nasal obstruida de líquido y sólo respiro con la otra fosa”, cuenta Natalia, quien trabaja en una asociación que se dedica a luchar por los derechos de la comunidad trans.

“Tengo dos incisiones muy profundas donde ya no crece cabello y me dan dolores de cabeza muy fuertes. El implante de mentón me lo puso chueco y me lo tuvieron que quitar [...]. En cuanto a mi nariz, me dejó el septum desviado, tengo una fosa nasal obstruida de líquido y sólo respiro con la otra”, Natalia Cruz, mujer transexual.

Cuando decidió hacerse su primera cirugía, la de nariz, Natalia realizó una exhaustiva investigación antes de escoger a su médico. Revisó decenas de sitios de Internet y se enfocó en médicos con experiencia  que hubieran ganado premios nacionales e internacionales. No pensaba dejar su cara en manos de cualquiera, literalmente. Sin embargo, no hizo lo mismo con la Cirugía de Feminización Facial.

natalia_11.jpg

“La verdad no le eché tantas ganas para elegir. Aunque sí es algo importante, no se trata de que el doctor te caiga bien sino de sus referencias. Saber cuántas cirugías ha realizado, que te muestre fotos de sus pacientes, que responda todas tus dudas”, aconseja.

Los médicos que realizan estas operaciones les hacen firmar a sus pacientes una carta en la que se deslindan de responsabilidades. Una demanda sólo aplica si hay un caso de secuelas muy severas, por eso, muchas  inconformes terminan como Natalia, resignándose.
 

La razón adecuada

Mayra Peréz, sexóloga especialista en comunidad trans, brinda apoyo psicológico y acompañamiento a quienes buscan realizar este tipo de intervenciones. Además, las anima  a reflexionar sobre los motivos para realizarse una cirugía, incluso si es una “sencilla” como la de nariz.

Algunas inician el tratamiento de reemplazo hormonal para feminizar ciertos aspectos de su cuerpo, pero quieren ir por más. “Las hormonas te ayudan a redistribuir la grasa, que ahora se va a caderas y senos, pero nunca van a modificar la estructura ósea de una persona, y por eso muchas chicas trans acudimos a ella”, señala Natalia.

natalia_28.jpg

La sexóloga apoya a jóvenes trans cuando deciden someterse a una cirugía, para evitar que terminen con cirujanos no certificados, medicamentos clandestinos y, en general, que no caigan en  riesgos a los que se enfrenta esta comunidad por el desconocimiento y la falta de información. “Por otro lado, me interesa que no se hagan una cirugía por las razones equivocadas”, asegura.

"Me interesa que no se hagan una cirugía por las razones equivocadas”, Mayra Peréz, sexóloga especialista en comunidad "trans".

Natalia recomienda que, antes de pensar en el bisturí, primero trabajen en una aceptación propia, en mejorar su autoestima.

“Específicamente en el caso de las mujeres trans a veces nos miramos en el espejo y pensamos que nos vemos súper masculinas y no es así. Hay que enseñar a nuestras mujeres que somos perfectas así, que no está mal hacerse cirugías pero que no se deben hacer pensando que con eso vamos a ser felices”.

natalia_27.jpg

QUÉ DICEN LOS USUARIOS