El Universal

El perfil psicológico de “El Tatos” lo hace altamente peligroso

Los reclusos con un perfil riesgo social e institucional deben estar en penales de máxima seguridad
Alejandra Rodríguez |El Universal
01 Noviembre, 2017 | 17:00 hrs.

El Tatos” como se le conoce a reo Luis Alberto Gonzalez Nieto, ha estado recluido en 13 penales: Neza Bordo, Neza Norte, Texcoco, Neza Sur, El Oro, Chalco, Otumba, Zumpango, Ixtlahuaca, Almoloyita, Sultepec, Chiconautla y Centro Federal de Readaptación Social número 14 (Cefereso) de Gómez Palacio, Durango.

Héctor Martínez Jasso, especialista en psicología clínica y forense, señala que las personas consideradas como un riesgo social e institucional, y con un perfil psicológico en el que causan daños a sus compañeros y autoridades penitenciarias, deben de ser recluidos en penales de máxima seguridad.

“La agresividad se determina a partir del comportamiento volátil de un sujeto y la manera en cómo se relaciona con los sujetos de su entorno”, dice Jasso.

El especialista señala que “El Tatos” cumple con el perfil psicológico de un reo que debe estar en un penal de máxima seguridad, por su agresividad latente y control inadecuado de sus impulsos.

El joven de 31 años fue detenido en mayo de 2007. Los cargos que se le imputan son ultrajes, secuestro agravado, homicidio calificado, robo de vehículos con violencia, y delincuencia organizada.

Es señalado por extorsionar y torturar a sus compañeros. Su situación jurídica es incierta debido a que no tiene ninguna sentencia e incluso tiene una orden de aprehensión pendiente en la Ciudad de México, así como causas penales abiertas.

Para el psicólogo el que una persona se incline más a una conducta delictiva y violenta, obedece a diversos factores, como exponerse a ambientes criminógenos, consumo prematuro de sustancias tóxicas, problemas de reconocimiento con la figura de autoridad o a cuestiones sociales de pertenencia, como aspirar a ser parte de la mafia.

El psicólogo cita a la psicoanalista Melanie Klein quien señala que “Si bien es difícil tratar el fenómeno de la conducta delincuencial en la etapa adulta, un niño si es intervenido a tiempo, puede modificar su personalidad y de este modo reducir los índices de criminalidad”.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS