Los procesos involucrados en el crecimiento rápido del corazón de las pitones pueden proporcionar información que podría ayudar a los humanos con estas patologías. (Foto: Especial)

El corazón de la pitón podría ayudar a mejorar la salud del corazón humano

El aumento del tamaño cardíaco de la pitón se debe a una combinación de ácidos grasos en su suero
Redacción | Europa Press
08 Marzo, 2019 | 12:24 hrs.

Investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder han estudiado corazones de serpiente pitón de rápido crecimiento, que podrían proporcionar información para ayudar a las personas con crecimiento anormal del corazón. Su último trabajo revela formas de estudiar las células del corazón de pitón.

Las pitones birmanas tienen una respuesta increíble al ayuno y la alimentación. Pueden pasar meses sin comer, y cuando comen, pueden consumir el doble de su masa corporal o más. Sus corazones casi duplican su tamaño en respuesta a tal alimentación, y después de la digestión, la mayor parte de ese tejido nuevo se descompone en un corto periodo de tiempo.

Mientras que los corazones humanos se agrandan en respuesta al embarazo o al ejercicio crónico, los cuales son procesos normales y saludables. Pero también se agranda en respuesta a la presión arterial alta crónica, o a ciertas enfermedades genéticas, que presentan riesgos para la salud y pueden conducir a insuficiencia cardíaca.

Los procesos involucrados en el crecimiento rápido y la reducción de los corazones de las pitones pueden proporcionar información que podría ayudar a los humanos con estas patologías.

Una combinación de ácidos grasos, responsable del agrandamiento del corazón en la pitón

"El laboratorio de Leslie Leinwand descubrió previamente que el aumento del tamaño cardíaco de la pitón se debe a una combinación de ácidos grasos en el suero de la pitón. Esa combinación de ácidos grasos fue capaz de inducir hipertrofia en ratones", dice la científica Claudia Crocini.

Agrega: "Ahora queremos comprender los mecanismos fundamentales del crecimiento cardíaco de la pitón a nivel celular y cómo este crecimiento y esa regresión sanos del corazón podrían ayudar a redirigir o hacer retroceder un crecimiento patológico del corazón en los mamíferos".

Pero estudiar pitones no es fácil: no hay mucha información sobre sus genes, y es difícil aislar sus células porque están rodeadas de una gran cantidad de colágeno resistente.

"Un corazón de pitón es de 15 a 18% de colágeno. En un ratón sano, es de un 1%", agrega Crocini. Pero para entender cómo funcionan los corazones de la pitón a nivel celular y molecular, es crucial aislar sus células.

Crocini desarrolló minuciosamente una técnica, que involucra una enzima para descomponer el colágeno, para aislar células cardíacas de pitón (cardiomiocitos), mientras mantiene su estructura normal. En comparación con las células cardíacas de mamíferos, los cardiomiocitos de pitón exhiben una forma larga y más delgada con un solo núcleo.

Ella y sus colegas también pudieron aislar unidades contráctiles cardíacas individuales del tejido de pitón y medir la tensión y las tasas de activación y relajación de estas unidades. Las unidades contráctiles de pitón son más rápidas, pero generan menos fuerza máxima que las de los humanos.

"Ahora tenemos las herramientas para estudiar los cardiomiocitos de pitón individuales y comprender la mecánica del crecimiento cardíaco de la pitón a nivel celular", explica Crocini.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS