Especial

¿El cabello y las uñas siguen creciendo luego de morir?

Este rumor ha estado presente por varios años, en esta ocasión te decimos si es real o no
Redacción | El Universal
05 Enero, 2018 | 12:00 hrs.

Dentro de la cultura popular existe un mito muy arraigado que asegura que el cabello y las uñas continúan creciendo después de morir. Pero, ¿qué hay de cierto en esta creencia que ha rodado por la mente de las personas desde hace muchos años?

Notar aunque sea un leve aumento en el tamaño del cabello o las uñas de una persona sin vida, no es más que una ilusión óptica creada por la retracción de la piel que los rodea.

A medida en que este órgano se deshidrata, generan una apariencia de mayor longitud o prominencia, señala un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana.

Después de la muerte, el cuerpo deja de producir glucosa, por lo que las células capilares, pilosas y de las uñas no vuelven a regenerarse.

Las uñas crecen en promedio 0.1 milímetro por día; sin embargo, esta tasa disminuye conforme la persona envejece.

En tanto, cada hebra de cabello nace de un folículo que determina su tamaño. En la base de éste hay una matriz formada por un grupo de células, que para crecer necesitan energía procedente de la combustión de la glucosa. Cuando el corazón se detiene, sin embargo, el suministro de energía se agota y la división de células que hace que el pelo crezca se detiene.

Incluso, la deshidratación de la piel del rostro hace que sobresalga el pelo de la barba, por lo que podría pensarse que ésta ha crecido después de ocurrida la muerte.

El crecimiento real del cabello y las uñas, explica el estudio, requiere una regulación hormonal compleja que no se sostiene después del fallecimiento.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS