Un estudio encontró que bloquear el gen Tac 2 disminuye los síntomas del aislamiento.

El aislamiento social es dañino para la salud

Vivir con otra persona ayuda evitar el aislamiento y sus efectos. (Foto: El Universal)
Redacción | El Tiempo
23 Julio, 2018 | 11:00 hrs.

Muerte prematura, ansiedad, depresión deterioro cognitivo, Alzheimer, ataques cardíacos, estrés , artritis, depresión crónica, entre otros problemas de salud es lo que puede ocasionar el aislamiento en las personas, han señalado diversos especialistas en el tema.

Róbinson Cuadros, médico geriatra y presidente de la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría, la soledad para reflexionar, para meditar, es positiva pero cuando se convierte en exclusión es un problema: las personas empiezan a presentar cambios comportamentales, se vuelven apáticas, de mal genio y quieren estar encerradas.

Todo esto demuestra que la soledad genera daños a nivel emocional y afectivo. La psiquiatra Ana Millán explica que parte del desarrollo evolutivo de la humanidad se dio porque el hombre es un ente social.

De hecho, el desarrollo del lenguaje, que es la máxima expresión de la evolución, se desarrolla a partir de interacción con otros. Entonces, el aislamiento social afecta el cerebro porque falta el estímulo de la conversación y de la compañía afectiva.

También puede ser un factor de riesgo para el deterioro de las funciones del cerebro o el deterioro cognitivo, que es el primer paso para enfermedades tipo Alzheimer u otras demencias en personas mayores.

En personas jóvenes agrega la psiquiatra, el aislamiento social puede llevar a una depresión clínica, que si no se trata debidamente puede con el tiempo y al volverse crónica conducir también al deterioro de las funciones cognitivas.

Un reciente estudio realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech), de Estados Unidos parece haber encontrado algunas de las sustancias que se desencadenan cuando existe aislamiento.

Experimentos en ratones encontraron que el gen Tac 2(taquiquinuna) y el neurotrasmisor NkB (neuroquinina B) aumentaban en ratones aislados y bloquearlos tenía efectos positivos para combatir los síntomas de aislamiento.

Los cambios de comportamiento que se observaron en los ratones fueron mayor agresividad hacia roedores desconocidos, miedo e hipersensibilidad a las amenazas, los cuales se reducían al bloquear el gen Tac 2 y el NkB.

Por otro lado, de acuerdo con información de Harvard Health Publishing, el aislamiento social y vivir sólo son factores de riesgo mayores que la obesidad para la muerte prematura.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS