El uso frecuente de duchas vaginales aumenta el riesgo de desarrollar una infección vaginal e incluso cáncer de ovario. (Foto: Especial)

Duchas vaginales aumentan el riesgo de tener cáncer de ovario

Para el estudio se utilizaron datos de dos mil 432 mujeres de 20 a 49 años
Redacción | El Universal
25 Octubre, 2019 | 12:34 hrs.

   Expertos advierten que las duchas vaginales aumentan drásticamente el riesgo de padecer cáncer de ovario, contraer una infección de transmisión sexual e incluso infecciones de la sangre, de acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Women's Health

Para el estudio se utilizaron datos de dos mil 432 mujeres de 20 a 49 años de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición 2001–2004.

También consideraron modelos de medición en la entrevista por edad, raza o etnia, nivel educativo, relación ingreso, índice de masa corporal, estado de embarazo y estado menopáusico

A través de encuestas a las participantes se evaluaron factores como el uso autoinformado de productos femeninos como tampones, toallas sanitarias, duchas vaginales, aerosoles, polvos, entre otros. 

Además se utilizaron modelos de regresión lineal para estimar los cambios porcentuales en las concentraciones de los compuestos orgánicos volátiles en sangre. Los compuestos orgánicos volátiles son dañinos y se encuentran en algunos productos de higiene íntima, como las duchas vaginales. 

Los compuestos orgánicos volátiles son ingredientes en productos como fragancias, productos de cuidado personal como esmalte de uñas y desodorantes, entre otros. Estos compuestos pueden ser absorbidos por contacto con la piel, inhalación o ingestión.

Ciertos compuestos orgánicos volátiles se han asociado con efectos tóxicos agudos, como trastornos neurológicos y síntomas respiratorios, además la exposición a largo plazo también puede causar cánceres y efectos adversos en los sistemas reproductivos como infecciones de transmisión sexual

Las duchas vaginales son una práctica común en las mujeres de Estados Unidos y consiste en lavar o irrigar el interior de la vagina con agua u otros líquidos. 

Algunas duchas son vendidas en paquetes de lavado premezclados de agua con vinagre, bicarbonato de sodio o yodo. Sin embargo, también se pueden hacer esas mezclas en casa. 

En los estudios se detectaron algunos compuestos orgánicos volátiles, y encontraron que las mujeres que tuvieron un uso significativamente mayor de las duchas vaginales tenían mayores probabilidades de tener un compuesto llamado 1,4-diclorobenceno (DCB) en sangre. 

Por lo que el uso constante de duchas vaginales en los últimos seis meses aumenta las concentraciones del compuesto 1,4-DCB en sangre y desarrollar algún tipo de infección o cáncer de ovario

El estudio también demostró que el uso de polvo femenino se asoció significativamente con 36% concentraciones más altas de etilbenceno.   

QUÉ DICEN LOS USUARIOS