Los bebés pueden manifestar síntomas como babeo o dificultad para comer. (Foto: Especial)

¿Dolor de garganta? Puede ser amigdalitis...

Algunos síntomas son dolor de garganta, dificultad para tragar y dolor de cabeza
Ana Cecilia Gallosso|El Universal
07 Mayo, 2018 | 16:28 hrs.

La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, estas son dos masas que están en la parte posterior de la garganta, se encuentran en la entrada de la vía respiratoria y su función es atrapar los gérmenes que causan las infecciones, son parte del sistema inmunológico del cuerpo, al filtrar los gérmenes que tratan de invadirlo, y ayudan a desarrollar los anticuerpos contra estos.

La amigdalitis aguda infecciosa es la más común, puede ser causada por un virus o por una bacteria. Cuando esta infección se presenta de forma repetida, se denomina amigdalitis recurrente. También hay casos en los que la inflamación es crónica, dando lugar a un aumento considerable y permanente del tamaño de las amígdalas conocido como hipertrofia amigdalar, o bien al acúmulo de un material blanquecino, que recibe el nombre de amigdalitis caseosa.

La amigdalitis afecta a cualquier edad, pero con mayor frecuencia a niños entre preescolar y mitad de la adolescencia. Algunos síntomas frecuentes de la amigdalitis son:

• Dolor de garganta.

• Dificultad o dolor al tragar.

Fiebre.

• Glándulas sensibles y dilatadas.

• Voz rasposa o ronca.

Mal aliento.

• Dolor de cabeza.

En los niños pequeños que no son capaces de describir cómo se sienten, algunos de los síntomas podrían ser no querer comer y babeo por dificultad o dolor al ingerir alimentos.

La amigdalitis crónica da una molestia persistente en la garganta, debido a las amígdalas rojas e inflamadas a veces con parches o recubrimientos blancos o amarillos, comúnmente acompañado de pérdida de apetito y cansancio, o incluso producir una infección en otros órganos del cuerpo como el estómago, riñón, oído, corazón, entre otros. Si las amígdalas son de gran tamaño pueden crear problemas obstructivos respiratorios y del sueño, así como alteraciones en el desarrollo del paladar y colocación de los dientes.

Al ser una enfermedad relativamente frecuente, es muy común la automedicación, sin embargo, como ya lo revisamos, puede tener muchas causas y la inmensa mayoría no requiere tratamiento antibiótico, por lo que es muy importante acudir al médico de primer contacto, quien, luego de evaluarlo te indicará el mejor tratamiento o en su caso, te derivará con el médico especialista para su atención oportuna.

 

Médico General

www.doctoragallosso.com

Facebook: Consultorio Médico Dra. Ana Cecilia Gallosso

Twitter: https://twitter.com/dragallosso

Especialista de Doctoralia

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS