Las mastografías deben realizarse cada año después de los 40. (Foto: Especial)

Diagnóstico tardío: enemigo de mujeres con cáncer de mama

La detección oportuna incrementa su esperanza de vida
Darinka Gómez | El Universal
19 Octubre, 2018 | 07:00 hrs.

Cuando ya no aguanta más el calor Sandra Alatorre se quita la peluca que cubre su cabeza y se abanica. Para que eso ocurra ella deja pasar casi una hora hasta que logra dejar la pena de lado y decide que puede mostrarse tal cual es.

El escaso cabello que brota poco a poco de su cuero cabelludo no hace que luzca menos hermosa. Alta, rubia y de ojos grandes, una edecán que realizaba ejercicio y comía de manera saludable antes de que apareciera labolita en su seno con la que descubrió que padecía cáncer de mama.

Al igual que ella, en México, más del 50% de las mujeres con cáncer de mama son diagnosticadas en etapa 3 o 4 cuando la tasa de supervivencia a cinco años es de entre 20 y 40%. Esto significa que en nuestro país, más de las mitad de las mujeres con diagnóstico de cáncer, podrían no estar vivas en los próximos cinco años.

Las cifras son dadas por Irene Posadas, Directora de Relaciones Públicas de la Fundación de Cáncer de Mama, y agrega que su objetivo es que este cáncer se diagnostique en etapa cero, uno o dos, cuando el porcentaje de supervivencia es mayor al 90%.

Por esta razón, FUCAM, en alianza con la marca de artículos de limpieza Scotch Brite, lanzó la campaña Lazos que Unenque tiene como meta concientizar a las mujeres sobre la importancia de hacerse chequeos regulares para poder prevenir el cáncer de mama.

La campaña también incluye la salida al mercado de artículos en tono rosa, el color emblemático de la lucha contra esta enfermedad, pues lo recaudado de esta venta se utiliza para becar a médicos que estudiarán una especialidad en cáncer de mama.

En entrevista, la doctora Ana Julio Antonio, ganadora de una de estas becas, explica la importancia de que existan este tipo de especialidades y de que cada vez más médicos puedan acceder a ellas.

“Estamos en pañales en cuanto a la detección pues hay lugares del país a donde no llega la información. En las zonas de provincia, donde la gente es de bajos recursosno tienen acceso a equipo para realizarse la mastografía ni médicos especializados que sepan interpretarla”, señala. 

Si bien existen campañas que buscan difundir la importancia de la detección oportuna, la doctora expresa que hay poco personal médico especializado para hacer efectivas estas campañas. “Somos muy pocos médicos realmente capacitados para poder hacer un diagnóstico oportuno y detectarlo a tiempo es lo que hace la diferencia”. 

Y es que, a diferencia de un médico general, e incluso de un oncólogo, un doctor con alta especialidad en cáncer de mama puede llegar a detectar microcalcificaciones u otras señales que podrían pasar desapercibidas para otro tipo de doctores.

“Si no estás acostumbrado a ver o no sabes buscar el cáncer en una mastografía puede pasar desapercibido”, asegura. 
Por otro lado, la mirada de un doctor especializado también impacta en el tratamiento de las pacientes ya que puede haber médicos que ordenen tratamientos que no son viables, necesarios o suficientes, y es que, señala la experta, en cáncer de mama cada tumor es diferente.

“Es una enfermedad heterogénea y no todas se tratan con cirugía por qué hay diferentes tipos de carcinomas. Depende de qué tipo de tumor sea y de qué se alimente sabemos si es mejor cirugía y qué tipo de cirugía”, expresa. 
Y añade: “lo más fácil siempre es quitar toda la lesión pero si eso pasa puedes dejar residuos que hacen que recurra el cáncer”.

Es por esto que cada año, durante la campaña Lazos que Unen, se eligen a algunos médicos que son becados para tomar el único curso de alta especialidad en tumores mamarios avalado por la Universidad Nacional Autónoma de México, tal como comenta Irene Posadas de FUCAM.

“Se busca que parte de estos médicos vengan de provincia con la intención de que vuelvan a sus comunidades y repliquen los aprendido, de esta manera se espera llevar mejores tratamientos a las zonas que menos acceso tienen a la atención médica”.

Si esto ocurre más mujeres podrán tener la misma oportunidad que Sandra, la de una atención digna y oportuna que se traduce, inevitablemente, en una mejor esperanza de vida. Esa vida que Sandy, como le gusta que la llamen, a decidido vivir con su mejor sonrisa en el rostro. 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS