VgrG2b es una enzima conocida como metalopeptidasa, que corta las proteínas y representa un efector del sistema de secreción tipo VI. (Foto: Especial)

Descubren que una bacteria podría usarse como antibiótico

El impacto de la bacteria en las células imita la acción de los antibióticos betalactámicos, sin embargo, su modo de acción es diferente a estos
Redacción | El Universal
02 Octubre, 2019 | 11:37 hrs.

Una tóxica presente en la bacteria Pseudomonas aeruginosa podría usarse como un antibiótico, señala un estudio realizado por científicos del Imperial College de Londres.

El artículo, publicado en Cell Reports, afirma que esta toxina llamada VgrG2b ejerce una actividad antibacteriana en el espacio periplásmico e imita la acción de los antibióticos betalactámicos. 

El profesor Alain Filloux del centro MRC de Bacteriología Molecular e Infección en el Departamento de Ciencias de la Vida en el Imperial College de Londres y principal autor del estudio, mencionó en un artículo que las bacterias han evolucionado durante miles de millones de años. 

Esta evolución ha originado el diseño de diversas estrategias para matarse entre sí y prevalecer en el entorno, por lo que esas estrategias son empleadas para la guerra bacteriana, lo cual ayudaría a los investigadores y a la industria farmacéutica a reponer la actual disminución de los antibióticos. 

Los científicos mencionan en el estudio que VgrG2b es una enzima conocida como metalopeptidasa, que corta las proteínas y representa un efector del sistema de secreción tipo VI (T6SS), y al ser secretada posee actividad antibacteriana. 

La “punta de flecha” tóxica utilizada por la bacteria Pseudomonas aeruginosa es disparada contra una bacteria rival y se dirige a la envoltura celular, entre las membranas bacterianas internas y externas que abarca la pared celular. Lo cual proporciona integridad estructural a la célula

Además regula su crecimiento y actúa como una barrera protectora contra el ambiente externo, lo cual evita que la célula se divida, haciendo que se abulte y finalmente explote a medida que falla la integridad de la célula, explicó el científico Abderrahman Hachani. 

Esta forma de ataque imita la función de un grupo de antibióticos llamados betalactámicos, estos incluyen la  penicilina. 

Wood, investigador de la Escuela de Medicina de Harvard, mencionó en el artículo que el impacto de VgrG2b en las células imita la acción de los antibióticos betalactámicos, sin embargo, su modo de acción es diferente a estos. 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS