Hacer una transfusión que no sea del mismo tipo puede ser mortal para la persona. (Foto: Especial)

Descubren cómo hacer que la sangre A sea compatible con cualquier tipo

Los investigadores se están centrado en cambiar el tipo A que es más común que el B
Redacción | El Universal
04 Julio, 2019 | 20:00 hrs.

Una investigación descubrió el procedimiento que posibilita modificar la composición de la sangre para hacerla universal, de acuerdo con los investigadores de la Universidad de British Columbia en Canadá.

Los tipos de sangre ya sea A, B, AB u O están definidos por moléculas de azúcar que cambian según sea el tipo de sangre en la superficies de los glóbulos rojos

Si se quiere hacer una transfusión de sangre a una persona con tipo A de tipo B o viceversa, los antígenos pueden hacer que el sistema inmune haga un ataque mortal a los glóbulos rojos.

Por otro lado la sangre de tipo O no tiene estos antígenos, haciendo posible la transfusión de sangre a cualquier persona, lo que la convierte en una sangre universal.

Los investigadores buscaron entre las bacterias intestinales humanas que fueran capaces de eliminar los azúcares que están presentes en los tipos A, B y AB. Encontraron unos microbios que se adhieren a la pared intestinal en donde se alimentan de la proteína de azúcar, o mucina, que lo recubren.

Se menciona que los azúcares de la mucinas son parecidos a los que definen el tipo en los glóbulos rojos, por lo que el equipo reunió heces humanas y aisló su ADN. Después de cargar varias piezas con la enzima verificaron si alguno de los microbios hacia proteínas con la capacidad de eliminar los azúcares definidores de A.

Los científicos probaron dos de las enzimas resultantes al mismo tiempo en unas sustancias que brillarían si los azúcares eran eliminados, efectivamente los azúcares se fueron de inmediato. Las enzimas funcionaron de la misma forma en la sangre.

Las enzimas que utilizaron vienen de una bacteria intestinal llamada Flavonifractor plautii. Para deshacerse de los azúcares del tipo A se añadieron pequeñas partes de la enzima.

Stephen Withers, biólogo químico de la Universidad de British Columbia, y principal autor menciona que los investigadores deben asegurarse de que las enzimas microbianas no hayan alterado ninguna otra cosa en el glóbulo rojo que pueda producir problemas.

Por ahora, los investigadores sólo se están centrando en transformar el tipo A, ya que es más común que la sangre del tipo B.

Harvey Klein, experto en transfusión de sangre en el Centro Clínico de los Institutos Nacionales de la Salud en Bethesda, Maryland,quien no participó en el estudio menciona a The Science Magazine "esta es la primera vez, y si estos datos se pueden replicar, sin duda es un gran avance".

QUÉ DICEN LOS USUARIOS