La especialista aclaró que el tabaquismo no es un vicio sino una enfermedad. (Foto: Especial)

Dejar de fumar reduce riesgo de infarto a las 24 horas

El riesgo de tener un infarto o una enfermedad cardiovascular se reducen de manera significativa
Redacción | El Universal
04 Septiembre, 2019 | 18:22 hrs.

Las personas que fuman pueden reducir el riesgo de tener un infarto o una enfermedad cardiovascular de manera gradual a las 24 horas de haber abandonado el tabaco, señaló la especialista de la UNAM, Guadalupe Ponciano Rodríguez.

En un comunicado, la responsable del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo del Departamento de Salud Pública en la Facultad de Medicina agregó que en ese lapso la frecuencia cardíaca se vuelve estable.

“Es ideal que la gente joven deje de fumar porque se ha observado que tienen que pasar alrededor de 10 años para que una persona que consumía tabaco de forma crónica vuelva a estar como antes de que empezara a fumar”.

Indicó que desafortunadamente el tiempo que una persona paso fumando sí tiene consecuencias a la salud. Por ejemplo, la aparición de ateromas, es decir, los depósitos de grasa en las venas y arterias, así como el daño al recubrimiento interno de éstas.

La especialista aclaró que el tabaquismo no es un vicio sino una enfermedad.

También precisó que quien empieza a toser, tener silbidos en el pecho o no puede subir escaleras tiene que considerarlos como focos rojos y dejar de fumar debido a que puede ocurrir un infarto, una embolia o un enfisema.

“Lo más importante es darle el tratamiento adecuado a esas personas; afortunadamente tenemos medicamentos cuya eficacia y seguridad están comprobadas pues algunos incluso cuadruplican la posibilidad de dejar de fumar”.

Este tratamiento debe ser integral, por lo que también debe trabajarse la dependencia psicológica. “Hay que desmontar las creencias y los atributos que el fumador le va dando al cigarro a lo largo de la vida, como que es un calmante, una compañía, le da personalidad o que hace que la gente sea más feliz en reuniones y eventos sociales”.

Al respecto, Ponciano Rodríguez destacó que si alguien logra dejar el tabaco un día pude hacerlo al siguiente, de lo contrario necesita solicitar ayuda profesional.

El cigarro contiene aproximadamente 4 mil sustancias químicas, de ellas al menos 250 son altamente tóxicas para el ser humano y 60 productoras de cáncer.

Dichas sustancias entran al organismo a través de la circulación sanguínea, distribuyéndose distribuyen por todo el cuerpo. Es por ello que se dice que el consumo de tabaco genera un efecto sistémico en el que no se salva ninguna parte del organismo.

Finalmente, manifestó que la nicotina produce un incremento de la presión arterial, provoca que el fumador se encuentre en un estado hiperadrenérgico y tiene un impacto importante en el músculo cardíaco, así como en las venas y arterias.

También ocasiona un incremento de la tensión arterial y que el fumador tenga una menor cantidad de colesterol bueno y más de colesterol malo. Todos estos son factores de riesgo cardiovascular muy importantes.

En México la causa de mortalidad más importante para los fumadores son los infartos al miocardio, la enfermedad coronaria y los eventos cerebrovasculares.

Según datos de la Secretaría de Salud, se calcula que en el país mueren alrededor de 165 personas al día por enfermedades asociadas directamente con el consumo de tabaco, abundó.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS