En el mundo fallecen tres millones de personas cada año por enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire. (Foto: Especial)

¿A cuántos cigarros fumados diario equivale vivir en la CDMX?

México ocupa el lugar como la cuarta ciudad más contaminada del mundo
El Tiempo | GDA
04 Mayo, 2018 | 16:00 hrs.

Si eres de las personas que odia el cigarrillo y eres de las personas que están a favor de los espacios libres de humo, no te gustaría vivir en ciudades como Beijing, Shangyang (China) o Nueva Delhi (India) ya que aunque estés lejos del cigarrillo podrías padecer los males de los fumadores activos.

Esta advertencia la da un estudio elaborado por Berkeley Hearth, instituto especializado en estudios de ciencia climática y análisis estratégicos, y difundido por el Foro Económico Mundial, que estableció los índices de polución del aire urbano y halló la cantidad equivalente en cigarrillos que las personas tendrían que consumir para introducir en sus cuerpos la misma cantidad de partículas finas contaminantes que provienen de esa contaminación.

Lo anterior, teniendo en cuenta las partículas PM 2,5 que son las más diminutas y que más afectan la salud humana, pues pueden entrar al organismo y afectar pulmones y torrentes sanguíneos, por ejemplo.

De Latinoamérica a la que peor le va es a Ciudad de México, pues se ubica en el cuarto escaño internacional, con una equivalencia de 6,5 cigarrillos diarios por habitante. De acuerdo con la OMS en el mundo fallecen tres millones de personas cada año por enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire: esto es más que lo que matan el sida, la malaria o la diabetes.

Así, el resultado para Shengyang, donde se ha registrado la peor calidad del aire en el mundo, es alarmante: los 1.400 microgramos por metro cúbico que allí se han respirado en los picos de contaminación más altos equivalen a que cada ciudadano (hombres, niños, mujeres y ancianos) se fumara 63 cigarros o algo más de tres cajetillas completas al día.

La deplorable calidad ambiental en esa localidad del noreste de China (la recomendación de la Organización Mundial de la Salud OMS es que el índice no sobrepase los 25 microgramos) obedece a que es uno de los ejes de la industria pesada de ese país, la cual aún funciona con altas demandas de carbón.

Con indicadores menos altos pero también preocupantes para las autoridades figura Beijing, la segunda con mayor polución. Allí, el registro alcanza un equivalente de 25 cigarrillos al día por persona, o sea 1,25 cajetillas.

Esto, a pesar de que el gigante asiático se ha montado desde el 2014 en una suerte de guerra contra la polución: en el 2017 el objetivo fue reducir en un 30 por ciento el consumo de carbón en la capital. Asia completa el deshonroso podio con Nueva Delhi (India), al tener similares indicadores que Beijing: 547 microgramos.

Los anteriores índices apunta el diagnóstico pueden estar relacionados con los esfuerzos de esos dos grandes países por pasar de ser Estados en vías de desarrollo a desarrollados, por lo que su industrialización genera altos impactos ambientales.

No se puede perder de vista que la misma organización indica que nueve de cada diez personas habitan en lugares que exceden los índices máximos recomendados de PM 2,5.

Los investigadores advirtieron que las soluciones a las altas prevalencias de material particulado recaen en invertir más y de manera consistente en edificios eficientes, movilidad inteligente y energías renovables o por lo menos bajas en emisiones de carbono.

Densidad Una precisión encontrada en otro estudio difundido por el Foro Económico precisa que no es directamente proporcional la relación entre los países con aire más contaminado y la cantidad de muertes por polución.

Para ejemplificar, muestran el caso de China, que no aparece entre los diez con mayor polución en el aire (aunque sus indicadores sí son altos). Sin embargo, es quinto entre los que más muertes presentan por enfermedades relacionadas con la mala polución (70 por cada 100.000 habitantes, frente a 108 de Turkmenistán, que es el primero). ¿Eso, a qué obedece? El estudio concreta que esa incidencia de muertes responde a la alta densidad de las ciudades chinas, lo que deja más expuesta a la población a las partículas.

Y teniendo en cuenta que la Nueva Agenda Urbana invita a densificar las urbes para adaptarse al cambio climático, limpiar el aire no es un lujo de ricos sino una obligación de vida o muerte para todas las ciudades.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS