La enfermedad hemorroidal es una patología benigna, de la cual es fundamental su diagnóstico correcto y oportuno. (Foto: Especial)

¿Cuáles son los tipos de hemorroides?

Las hemorroides pueden clasificarse en tres tipos: internas, externas y trombosadas
Redacción | El Universal
25 Julio, 2018 | 14:00 hrs.

Pese a que por mucho tiempo las hemorroides han sido consideradas un tema tabú debido a lo que incómodo que resulta hablar de ello, este padecimiento es más común y menos grave, si se atiende a tiempo, de lo que parece. Pero, ¿cuántos tipos de hemorroides existen? ¿Todas son dolorosas?

Las hemorroides pueden clasificarse en tres tipos, por lo que los síntomas, que en ocasiones no llegan a producirse, se presentan conforme a las zonas donde se encuentran ubicadas, señala el especialista en coloproctología y cirugía laparoscópica Miguel Ángel Rosado Martínez.

En el caso de las hemorroides internas, aquellas que son invisibles e impalpables, pocas veces ocasionan molestias. Los síntomas más comunes de este tipo de hemorroides se producen por el esfuerzo y la irritación a través de sangrado al evacuar o dolor. Además, al estar al interior del recto sólo puede observarse mediante una endoscopia de ano.

A diferencias de éstas, las hemorroides externas causan picazón y sangrado, lo que las hace más dolorosas a la hora de evacuar.

Sin embargo, cuando la sangre se acumula y se forma un coágulo, las hemorroides son conocidas como trombosadas.

Estos dos tipos de hemorroides son ocasionados por el estreñimiento, embarazo, diarrea, tabaquismo, obesidad y lectura sanitaria, afirma Rosado Martínez.

El coloproctólogo señala que este padecimiento es muy frecuente pues se sabe que hasta un 50% de la población arriba de los 40 años tiene un grado de enfermedad hemorroidal, aunque cada vez es más común en jóvenes debido a los malos hábitos alimenticios. “La estadística a lo mejor está por debajo de lo que nosotros conocemos realmente”.

Indica que la enfermedad hemorroidal es una patología benigna, de la cual es fundamental su diagnóstico correcto y oportuno, ya que los síntomas se pueden confundir con cáncer anal o colorrectal.

“El tratamiento debe ser individualizado, y dependerá de acuerdo con el grado de la enfermedad, que pueden ser desde cambios de estilo de vida hasta cirugía para un grado más severo”.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS