(Foto: ZUMAPRESS)

¿Cuál es la enfermedad que afectó el crecimiento de Messi?

La aplicación de la hormona se realiza durante varios años en niños con deficiencia de la hormona del crecimiento hasta que alcanzan el máximo potencial de crecimiento
Redacción | El Universal
17 Octubre, 2018 | 15:15 hrs.

Un día, Diego Schwarztein, especialista en endocrinología, recibió en su consultorio a un niño de nueve años que medía apenas 1.27 metros. Hoy, ese pequeño tiene 31 años, ostenta 1.69 de altura y es considerado uno de los mejores futbolistas del mundo: Lionel Messi.

La baja estatura significaba un obstáculo para lograr su deseo de triunfar en las canchas de futbol. Sin embargo, la administración de la hormona del crecimiento, de la cual carecía, cuando tenía 12 años le permitió coronarse como el actual capitán del club Barcelona.

“Una vez por noche me iba pinchando la hormona de crecimiento. Iba cambiando de pierna. Primero una, después otra. No me impresionaba, al principio me la ponía mi mamá, mi papá cada noche, hasta que aprendí y lo fui haciendo solo”, dijo el futbolista en entrevista con el programa La Cornisa.

La aplicación de la hormona se realiza durante varios años en niños con deficiencia de la hormona del crecimiento hasta que alcanzan el máximo potencial de su crecimiento.

Los niños, que suelen recibir la aplicación de este tratamiento, pueden lograr el crecimiento de hasta 10 centímetros durante el primer año de su administración, señala la Fundación de Crecimiento Humano (HGF, por sus siglas en inglés).

Esta tasa de crecimiento, agrega, disminuye lentamente con el tiempo; sin embargo, sigue siendo mayor de lo que ocurriría sin tratamiento.

La Red de Salud Hormonal, de Estados Unidos, señala que en los niños la hormona del crecimiento es esencial debido a que permite que su fortaleza muscular y ósea, distribución de grasa y estatura corresponda a los indicadores normales de su edad.

La HGF agrega que actualmente se están realizando investigaciones para comprender mejor las causas de esta deficiencia y para desarrollar formas más precisas de diagnosticarla.

Esto debido a que su diagnóstico puede resultar difícil y no ser tan evidente en las muestras de sangre.

La causa de esta enfermedad está asociada a lesiones cerebrales, tumores o tratamiento de radiación en la cabeza, aunque en algunos casos su origen se desconoce.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS