El antídoto neutraliza la acción del veneno de la araña. (Foto: Especial)

¿Cuál es el tratamiento para la mordedura de la araña violinista?

El tratamiento dependerá si es una reacción cutánea o una sistémica
Abigail Gómez |El Universal
25 Julio, 2018 | 18:00 hrs.

Hace unos días, se dio a conocer que el Hospital General de Nayarit requería con urgencia el antídoto Reclusmyn para salvar la vida de Kevin, un niño que había sido mordido por una araña violinista.

Tras horas de angustia por parte de los padres, y del personal médico que atiende a Kevin, se dio a conocer que Laboratorios Silanes donarían el antídoto que logró salvar su vida. Sin embargo, éste no está disponible y por ello, se recurre a otro tipo de tratamiento.

La toxicología Leslie Moranchel, integrante del  Centro toxicológico del Hospital Ángeles Lomas, explica que al morder, la araña inyecta su veneno (toxinas) en la persona y el tratamiento consiste en tratar de detener la acción de estas toxinas en el cuerpo.

Existen dos tipos de reacciones que pueden ocurrir ante la mordedura de esa araña: la cutánea y la sistémica siendo esta última la más grave.

“El 85% de los casos son por loxoscelismo cutáneo. En este la acción del veneno destruye el tejido (la piel) pero no hay efectos a nivel sistémico. Uno de los medicamentos más utilizados en este caso es el dapsona, que ayuda a disminuir las reacciones”, expresa García.

Sin embargo, la dapsona puede tener efectos adversos como otro tipo de intoxicación que da una coloración azul a todo el cuerpo y que una vez que cesa la acción del veneno, el paciente suele requerir cirugía e injertos de piel en las partes que sufrieron necrosis.

Por su parte, el loxoscelismo sistémico es más grave y de más difícil tratamiento. En este caso, el veneno actúa directamente sobre el organismo provocando fallas en múltiples sistemas.

Puede ocasionar insuficiencia renal, náuseas, vómito, infartos, convulsiones, entre otros síntomas que representan peligro de muerte.

“El antídoto es lo único que ha demostrado funcionar para tratar las reacciones sistémicas, aunque se intenta dar tratamiento con antihistamínicos y esteroides, sin los faboterápicos el loxoscelismo sistémico tiene mal pronóstico”, advierte.

El tipo de reacción que se presenta va a depender del organismo de la persona aunque la toxicóloga señala que los niños suelen ser más vulnerables porque suelen tener complicaciones más severas tanto cutáneas como sistémicas.

Leslie García comenta se debe tener más cuidado en temporada de calor ya que es cuando aumentan los incidentes.

Se desconoce cuando volverá al mercado el antídoto, por lo pronto los tratamientos deberán seguir siendo a base de dapsona y medicamento para atender los síntomas.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS