El daño oxidativo puede derivar en problemas cardiovasculares, en el sistema nervioso central o incluso cáncer. (Foto: Especial)

Crean suplemento nutricional que repara el daño causado por el alcohol

Está diseñado para adolescentes, quienes consumen grandes cantidades de alcohol en poco tiempo
Redacción | Europa Press
18 Enero, 2019 | 08:00 hrs.

Un equipo del Departamento de Fisiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla (US), junto con el investigador Javier Díaz Castro, de la Universidad de Granada, patentó a través de la Oficina Española de Patentes y Marcas un suplemento nutricional para reparar el daño que produce en el ADN un consumo agudo de alcohol en un pequeño periodo de tiempo.

La Fundación Descubre informó que el suplemento está diseñado para los adolescentes, habituales consumidores del llamado binge drinking (BD) o 'botellón', práctica durante la cual se consumen de cuatro a seis bebidas alcohólicas en un periodo de aproximadamente dos horas.

Como detallan las investigadoras en la patente publicada recientemente en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI), denominada 'Uso del selenito sódico para elaborar un suplemento nutricional, una bebida o un medicamento para reparar el daño en el ADN provocado por el exceso de consumo de alcohol agudo', se patentó el uso de este compuesto en forma de suplemento nutricional, bebida o fármaco como formas posibles de administrarlo en un futuro para esta causa.

En este contexto, estas investigadoras demostraron previamente que el consumo de alcohol tipo BD altera el balance de Selenio, observándose unos niveles menores de Selenio en suero e hígado, proporcional a una menor actividad de la enzima antioxidante glutatión peroxidasa en suero y en hígado, además de provocar una alteración en la estabilidad del ADN: el propósito más destacado consistía en mejorar dicha alteración en los jóvenes consumidores de alcohol.

Olimpia Carreras, catedrática de Fisiología de la Hispalense e inventora principal, explicó a la Fundación Descubre que este estudio trataba de buscar una alternativa terapéutica frente al daño oxidativo que provoca el consumo de alcohol tipo binge drinking sobre las biomoléculas (lípidos, proteínas y ADN) y, principalmente, "el uso del selenio previene y repara el daño oxidativo en el ADN, evitando la rotura de la doble hélice que provoca este tipo de consumo de alcohol, mucho más acusado en jóvenes".

El daño oxidativo que se produce en las moléculas por un consumo de alcohol tipo BD provoca inestabilidad en el ADN que puede derivar en problemas cardiovasculares, relacionados con el sistema nervioso central o incluso cáncer.

El selenio es un micronutriente esencial que está presente en la multitud de alimentos que se consumen habitualmente.

En estudios anteriores se ha demostrado su capacidad antioxidante, ya que es capaz de modular el estrés oxidativo que se produce en las células.

"La deficiencia en el organismo de este compuesto está relacionada con patologías como el cáncer, enfermedades del sistema inmune o el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. La enfermedad alcohólica es una patología en la que también se ha demostrado que existe una deficiencia de Selenio en animales y en humanos y es por lo que a partir de esta hipótesis surgió la necesidad de comprobar los cambios que se producen a partir de un suplemento de Selenio", aclaró  Carreras.

Reparación del daño celular

Una vez planteada la hipótesis, las investigadoras comprobaron que, suministrando alcohol a ratas en forma de BD o 'botellón', se producía un aumento de la inestabilidad en el ADN y una deficiencia de los niveles de selenio sin que existiera malnutrición en los animales experimentales.

Según explica Carreras, "suministrando Selenio en forma de selenito sódico, simultáneamente a un consumo agudo de alcohol a las ratas experimentales, se comprobó que aumentaba la estabilidad del ADN, ya que evitaba la rotura de la doble hélice del ADN provocada por el BD, por lo que se restablece el daño celular.

Así, por tanto, suministrando Selenio junto al consumo de alcohol agudo, se evitaría esta rotura, con el consiguiente beneficio que supondría una suplementación tan económica y eficaz a los jóvenes que hacen el 'botellón', que podrían finalmente, evitar un daño orgánico en la adolescencia sometida al BD, pudiendo ser beneficioso para el resto de su vida.".

El tipo de consumo que se estudió provoca una tasa de alcohol en sangre no inferior a 0,8 g/l alternado con otros días de abstinencia. Este patrón de ingesta alcohólica provoca una serie de daños característicos relacionados con diversas patologías, entre ellas, alteraciones del sistema nervioso central y diversas enfermedades cardiovasculares, algunas relacionadas con el estrés oxidativo.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS