La investigación podría contribuir a la identificación de biomarcadores que predigan el riesgo de un individuo a convertirse en bebedor compulsivo. (Foto: Especial)

Consumir mucho alcohol puede cambiar tus genes y hacer que bebas más

Los cambios pueden derivar en la necesidad de consumir la sustancia en cantidades mayores
Redacción | El Universal
15 Febrero, 2019 | 12:51 hrs.

El consumo excesivo de alcohol puede desencadenar un cambio genético de larga duración en las personas, lo que derivaría en la necesidad de consumir cantidades mayores de la sustancia, según un nuevo estudio publicado en la revista Alcoholismo: Clinical & Experimental Research.

Esto puede ayudar a explicar por qué el alcoholismo es una adicción tan poderosa, y un día puede contribuir a nuevas formas de tratar el alcoholismo o ayudar a prevenir que las personas en riesgo se vuelvan adictas”, dijo Dipak K. Sarkar, autor principal de la investigación.

El estudio, encabezado por la Universidad de Yale y la Universidad de Rutgers, se centró en dos genes implicados en el control de la conducta de consumo: PER2, que influye en el reloj biológico del cuerpo, y POMC, que regula el sistema de respuesta al estrés.

Al comparar los genes en los grupos de bebedores moderados y compulsivos, los investigadores encontraron que ambas partículas habían cambiado en los individuos que bebían alcohol en exceso a través de un proceso llamado metilación.

Además, de acuerdo con los resultados, en ellos se mostraron reducciones en la velocidad a la que estos genes crean proteínas. Todos estos cambios, que aumentaron cuando se ingerían mayores cantidades de alcohol, se asociaron con un mayor deseo por la bebida.

Como parte del estudio, los participantes vieron imágenes relacionadas con estrés, alcohol y neutrales, es decir, que no se inclinaba hacia ninguno de esos dos temas. Asimismo, para evaluar su motivación para beber se les mostraron recipientes de cerveza y posteriormente bebieron la sustancia.

La investigación, según sus autores, podría contribuir a la identificación de biomarcadores que predigan el riesgo de un individuo a convertirse en bebedor compulsivo de alcohol.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS