Especial

¿Conoces la Anomalía de Peters?

Se presenta durante las primeras semanas del desarrollo embrionario, afectando generalmente ambos ojos
Rocío Mundo | El Universal
22 Noviembre, 2017 | 18:00 hrs.

Como casi todas las enfermedades raras, la Anomalía de Peters es una enfermedad genética. Está presente en una de cada un millón de personas y se manifiesta entre las semanas 10 a 16 de gestación. Puede afectar uno o ambos ojos y estar acompañada de otros padecimientos.

En esta anomalía, la parte central de la córnea está blanca, por lo que los rayos luminosos no llegan a la retina de manera correcta. “La córnea, que es la parte anterior del ojo, debe ser siempre transparente para que los rayos entren, de lo contrario es un ojo que ve mal”, explica Fernando Zavaleta Herrera, oftalmólogo en el Hospital Nuestra Señora de la Luz.

Conocida también como el glaucoma congénito de Peter, esta enfermedad se presenta durante las primeras semanas del desarrollo embrionario, afectando generalmente ambos ojos. Sin embargo, debido a las diversas manifestaciones que la caracterizan no todos los casos registrados pueden considerarse hereditarios.

En ocasiones, además, suele estar acompañado de afectaciones a otros órganos o partes del cuerpo, como cataratas y ojo pequeño. Incluso pueden desarrollarse alteraciones en la cara, manifestaciones cardíacas, brazos o piernas de diferentes tamaños y retraso mental. Cuando esto sucede, se llama Síndrome de Peters Plus.

La incidencia de esta enfermedad en el mundo es de una por un millón de persona,  lo que la hace una enfermedad rara. Mientras que en México, según Zavaleta Herrera, la cifra es desconocida debido a que sus manifestaciones son variables y no sería posible clasificar todas las anomalías en una sola.

Señala que en el caso de presentar solamente la opacidad en la córnea, sin ninguna otra enfermedad puede realizarse un trasplante de esta membrana; de lo contrario, el tratamiento debe ser multidisciplinario.

Zavaleta recomienda que al detectar esta enfermedad, los padres y el niño sean estudiados por un grupo de médicos, para determinar si en los siguientes embarazos existe la posibilidad de que la situación se repita.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS