El tratamiento para este padecimiento se controla con fármacos con el fin de evitar inflamación y el dolor. (Foto: Especial)

¿Cómo se trata la artritis?

El tratamiento debe ser en cuanto se tengan los primeros síntomas, ya que tiene como finalidad quitar el dolor
Juan Carlos Cortés |El Universal
01 Octubre, 2019 | 18:26 hrs.

La artritis es una inflamación de las articulaciones que suele provocar rigidez y dolor en estos tejidos. De acuerdo con el médico Conrado García García, jefe de Servicio de reumatología del Hospital General de México, el tratamiento para este padecimiento se controla con fármacos con el fin de evitar inflamación y el dolor.

De igual forma, el reumatólogo menciona que este tratamiento debe realizarse en los primeros meses cuando se presentan los síntomas, “El tratamiento debe ser en cuanto se tengan los primeros síntomas, ya que tiene como finalidad quitar el dolor y que el paciente se incorpore a sus actividades diarias, en caso contrario, puede provocar secuelas graves”, lamenta el especialista.

Y añade, “los tratamientos pueden ser desde dieta, el consumo de analgésicos y antiinflamatorios, también, dependiendo de la artritis que se padezca se utiliza un grupo de fármacos modificadores, los cuales tienen la finalidad de estabilizar y mantener al paciente sin daños por la inflamación articular o el dolor, el medicamento que más se utiliza es el metrotexato”.

El reumatólogo menciona que también se pueden usar alternativas de segunda y tercera línea como fármacos biológicos y biocomparables que son un grupo de medicamentos que se adquieren en un menor costo y son altamente eficaces.

Este padecimiento no se previene, una vez que se manifiesta ya no se puede curar, sin embargo, se puede controlar y tener una buena calidad de vida.

De acuerdo con la Clínica Mayo, además de los fármacos, existen tratamientos como la fisioterapia que puede ser útil para algunos tipos de artritis. Ya que los ejercicios mejoran la amplitud de movimiento y fortalecen los músculos que rodean las articulaciones, en algunos casos puede justificarse el uso de férula o dispositivos de inmovilización.

Por otra parte, menciona que en caso de que las medidas conservatorias no funcionen y se requiera cirugía, los casos más comunes son:

-Reparación articular: en algunos casos las superficies articulares pueden repararse o realizarse para reducir el dolor y mejorar su funcionamiento. Estos procesos quirúrgicos suelen realizarse de manera artroscópica, a través de pequeñas incisiones.

-Reemplazo articular: este procedimiento quirúrgico consiste en extraer la articulación dañada y sustituirla por una artificial. Las articulaciones que más se reemplazan son las de cadera y rodilla.

-Fusión de articulación: este procedimiento se realiza más a menudo con la articulaciones pequeñas, como puede ser la muñeca, el tobillo y los dedos. En esta operación se quitan los extremos de los dos huesos en la articulación y posteriormente se fijan los extremos juntos hasta que se curan.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS