El estudio se recomienda a mujeres a partir de los 40 años. (Foto: Especial)

¿Cómo se hace una mastografía?

Las mujeres con factores de riesgo deben realizarse el estudio una vez al año
Redacción | El Universal
19 Diciembre, 2018 | 09:00 hrs.

La mastografía es el estudio más importante para la detección del cáncer de mama. Se trata de una prueba realizada por medio de rayos X que se recomienda a mujeres entre los 40 y 70 años de edad.

El propósito principal de la mastografía es detectar anormalidades en las mamas que no puedan ser percibidas mediante observación o palpación y que con el tiempo pueden convertirse en problemas de salud.

Si se descubren pequeños nódulos o masas, el siguiente paso sería realizar más estudios a la mujer para descartar o confirmar un diagnóstico de cáncer, según señala información del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La mastografía es importante porque permite detectar alteraciones cuando éstas aún no presentan síntomas. Al hacer esto es posible, diagnosticar cáncer de mama en etapas tempranas (0,1 y 2) cuando la enfermedad tienen un mejor pronóstico y mayor probabilidad de ser curada.

¿Cómo se realiza?
El estudio consiste en tomar dos radiografías de cada mama (de los lados y de arriba hacia abajo) las cuales se obtienen comprimiendo los senos con el uso de unas paletas especiales para este proceso.

El estudio tarda entre 15 y 30 minutos y puede provocar ligeras molestias debido a la compresión de los pechos.  

No todos los resultados anormales significan cáncer, de cada 10 mujeres con mastografía anormal, sólo una tiene cáncer.

El día de la mastografía se recomienda acudir vestida con ropa de dos piezas, bañada y sin usar desodorante ni talco ya que contienen minerales que no permiten ver con claridad las imágenes en rayos X.

Otra recomendación importante es no programar el estudio la semana previa a tu menstruación ya que los senos aumentan en el periódo. El mejor momento para realizarla es la semana después de finalizar la regla.

¿Por qué se oprimen los senos?

Aunque el proceso puede resultar un tanto incómodo, la compresión de los senos es importante debido a los siguientes puntos, según explica el Hospital San Ángel Inn.

  1. Para igualar el grosor del pecho y que de esta manera pueda ser visualizado completamente.

  2. Para distribuir el tejido y que las anomalías o bultos pequeños sean más notorios.

  3. Para mantener los senos inmóviles y así minimizar la posibilidad de obtener una imagen borrosa.

  4. Debido a que reduce la dispersión del rayo X, lo que incrementa la definición de la imagen.

Sobre la periodicidad con que debe realizarse existen diversas posturas pero la regla general es que sea cada año para mujeres con factores de riesgo (haber tenido cáncer antes o familiares cercanos) y consultar con su médico de confianza sobre la periodicidad para mujer sin factores de riesgo.

Algunos médicos pueden recomendarla también cada año y otros cada dos o tres dependiendo el caso particular.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS