Los síntomas de la tendinitis están relacionados con la inflamación o irritación en un tendón. Foto: (Especial)

¿Cómo sabes si padeces tendinitis?

Esta enfermedad es común en personas que trabajan largas horas en la computadora o con elementos de uso manual como por ejemplo las estilistas
Redacción | El Mercurio
02 Mayo, 2018 | 10:06 hrs.

Incluida dentro de las llamadas enfermedades laborales, la tendinitis es una enfermedad que causa un intenso dolor y puede afectar varias zonas del sistema locomotor, entre las más comunes se encuentran hombros, codos, muñecas y talón.

Los síntomas de la tendinitis están relacionados con la inflamación o irritación en un tendón, las fibras que unen huesos con músculos, por lo que causan sensación de calor e incapacidad para lograr el movimiento de la parte comprometida.

Según Rafael Felipe Muñoz Yáñez, kinesiólogo y jefe de la unidad de rehabilitación del centro médico Medicenter en Chile, esta afección no compromete a la articulación. Su aparición se debe a un sobreuso que daña al tendón; una estructura que une el músculo con el hueso.

Esta enfermedad es común en personas que trabajan largas horas en la computadora o con elementos de uso manual como por ejemplo las estilistas.

Las causas de la tendinitis son diversas, puede aparecer por: una lesión, por realizar deporte, por uso excesivo del computador o el celular y por pérdida de la elasticidad producto de la edad. También está relacionada con enfermedades como la diabetes o la artritis reumatoide.

Ahora bien, hay varios tipos de tendinitis de acuerdo con la Arthritis Foundation. Cabe aclarar que la enfermedad afecta sólo una parte del cuerpo a la vez y su tratamiento incluye terapias físicas e inmovilización.

Dentro de los problemas más comunes podemos encontrar:

Tendinitis del manguito rotador y síndrome del pellizcamiento.

Son cuatro los músculos que conforman el manguito rotador. Estos músculos sirven para mover el hombro hacia adentro y hacia fuera, cuando estos se usan excesivamente o de forma inadecuada provocan que los tendones se irriten o inflamen.

Por otro lado, el síndrome del pellizcamiento sucede cuando los tendones se prensan entre las estructuras involucradas en el movimiento del hombro. En algunos casos, este tipo de tendinitis puede reincidir o empeorar con el tiempo al realizar movimientos repetitivos.

Tendinitis bicipital o calcificada

El tendón bíceps ayuda a flexionar el codo y el hombro hacia adelante y a girar el antebrazo. La inflamación de este tendón puede resultar por un mal movimiento o por una lesión.

Tendinitis de Quervain

Este trastorno afecta las muñecas y es el resultado del uso excesivo de los tendones de los pulgares, causado muchas veces por compresión repetida del pulgar al mover la muñeca.

Puede ocurrir con actividades tales como escribir, jardinería, trabajo manual fino o en el ensamblaje de diversos artefactos. El uso excesivo de aparatos electrónicos pequeños como juegos de video o dispositivos para enviar mensajes, puede también causar este tipo de tendinitis.

Tendinitis aquiliana

Es la inflamación del tendón de Aquiles, que es el tendón que conecta los músculos de la pantorrilla con el talón y ayuda a levantar el pie del piso. Generalmente ocurre como resultado de una lesión deportiva, el uso de zapatos inadecuados y el consumo de ciertos antibióticos.

Los síntomas son inflamación, rigidez de los tobillos y dolor en la parte posterior del tobillo al levantar los dedos o al pisar con la planta del pie. Estos movimientos se hacen normalmente al caminar, por lo cual hacerlo puede ser muy doloroso.

Síndrome del túnel tarsal

Esta es una enfermedad afín que puede afectar el nervio tibial localizado en la parte interior de los tobillos y que proporciona sensación del tacto a los dedos y planta del pie. Esto puede ocurrir cuando el tobillo se fractura, debido a la artritis reumatoide o a deformidades del pie.

Los síntomas incluyen, doloroso ardor en los dedos y planta del pie; habitualmente en la noche o después de estar parado, y dolor que se alivia parcialmente al mover el pie, tobillo o pierna.

Esta dolencia está clasificada como una enfermedad laboral debido a que las principales causas de las patologías en los lugares de trabajo se derivan de movimientos repetitivos, esfuerzos al levantar, halar, empujar o transportar, posturas incorrectas al permanecer de pie o sentado por varias horas y entornos de trabajo inadecuados para las actividades, asegura Juan Álvaro Oliveros, docente de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (Fucs).

QUÉ DICEN LOS USUARIOS