Si las mascotas reciben cuidados desde que son cachorros, pueden evitarse secuelas en la vejez. (Foto: Especial)

¿Cómo saber si tu perro está en la última etapa de su vida?

Entre los padecimientos más comunes que enfrentan los perros en la vejez son enfermedades de articulaciones y alteraciones endocrinas
Redacción | El Universal
25 Abril, 2019 | 17:08 hrs.

Los propietarios de perros deben prepararse para la última etapa de vida de sus mascotas; además de considerar que en algún momento presentarán enfermedades crónicas y requerirán tratamientos continuos y controles médicos.

Así lo aseguró la académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, Ylenia Márquez, quien agregó que mucha gente se compromete con el cuidado de los animales sólo mientras son pequeños, tiernos y adorables.

“Desde que adquieren un cachorro deben estar conscientes de que va a envejecer, enfermar y morir, igual que ocurre a los humanos, y que en esos instantes necesitará la compañía de sus dueños”.

En un comunicado, Márquez señaló que el envejecimiento en un perro varía de acuerdo con su talla y raza. Las tallas pequeñas pueden ser de edad avanzada a partir de los 10 años, y las grandes, a los seis, aproximadamente.

La integrante de la Clínica de Pequeñas Especies explicó que se habla de un perro geriátrico cuando cumple dos condiciones: que sea viejo y que curse con patologías asociadas con un proceso degenerativo.

Indicó que entre los padecimientos más comunes en esa etapa están las enfermedades de articulaciones o locomoción; alteraciones endocrinas, como diabetes; fallas en la visión y audición; cardiopatías y enfermedades renales.

El proceso degenerativo de riñones, hígado y otros órganos se asocia con el estilo de vida o las enfermedades que haya padecido el perro de joven. Por ejemplo, una fractura puede provocar un proceso de envejecimiento prematuro en las articulaciones.

Destacó que si las mascotas reciben cuidados desde que son cachorros y se les trata cualquier enfermedad en evolución temprana, pueden evitar secuelas en la vejez. Por lo que es necesario “planear” su vejez con una buena dieta, un calendario de vacunación y atención médica preventiva.

Finalmente, mencionó que cuando hay un perro viejo y con alteraciones por el proceso degenerativo en casa, se requiere una vigilancia estrecha del médico veterinario, quien debe planear las revisiones y pruebas de laboratorio necesarias.

Alertó sobre el peligro de medicarlos sin asesoría de un profesional. “Es común que cuando comienzan a cojear les den medicamento, pero puede ser riesgoso en cualquier animal más en uno viejito, que podría tener deficientes en la funcionalidad de órganos que metabolicen y eliminen fármacos”.

La universitaria recomendó a los dueños de perros geriátricos proporcionarles un ambiente que les favorezca y cuidados de acuerdo con sus necesidades y, a menos que tengan alguna enfermedad, evitar darles suplementos alimenticios.

“Para ellos, los humanos somos su mundo, así que lo más importante es tener un sentimiento de agradecimiento hacia esos seres vivos que nos han conferido confianza, cariño y tiempo”.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS