Diferenciar entre ambas enfermedades para, posteriormente, poderlas prevenir es fundamental para la salud de los felinos. (Foto: Especial)

¿Cómo saber si tu gato tiene problemas urinarios?

Las enfermedades urinarias afectan con mayor frecuencia a los gatos
Redacción | El Universal
01 Enero, 2018 | 08:19 hrs.

Las enfermedades urinarias o renales no son exclusivas de los humanos, también los gatos pueden padecerlas. En ellos, sin embargo, su detección puede requerir mayor tiempo debido a que son una especie que por instinto ocultan sus signos de debilidad.

Es por ello que diferenciar, en principio, entre ambas enfermedades para, posteriormente, poderlas prevenir es fundamental para la salud de los felinos.

Si bien es cierto que tanto las enfermedades urinarias como renales afectan el aparato urinario de las mascotas, existen ciertas características que ayudan a diferenciarlas, como los órganos implicados. En el caso de los problemas urinarios, los cuales son los más comunes, se centran en la uretra y vejiga.

Estos problemas ocurren, principalmente, por la formación de arenillas —diminutos restos solidificados que se alojan en la vejiga—, que al acumularse se convierten en piedras o cálculos que obstruyen la correcta eliminación de la orina.

Además, las manifestaciones que pueden presentarse con las enfermedades urinarias son dificultad de orinar, incontinencia, presentación de sangrado en la orina, acicalamiento excesivo en los genitales o cambios en el comportamiento, señaló el médico veterinario Gonzalo Caballero, en un comunicado.

Las enfermedades renales, por el contrario, afectan los riñones pues son ocasionadas por la pérdida de trabajo del órgano dañado.

Éstas suelen presentarse a partir de los siete años de vida y puede aparecer por múltiples factores, los cuales incluyen enfermedades hereditarias, como riñones poliquístico o tumores renales, medicación de forma inadecuada y como consecuencia de una infección bacteriana o viral.

Durante las primeras dos etapas del padecimiento los gatos no muestran síntomas aparentes, por lo que sólo puede detectarse a través de exámenes veterinarios específicos. Mientras que en los estadios avanzados es posible manifestar vómito, diarrea, fuerte olor a orina y pérdida de masa muscular.

La enfermedad renal es imposible de curar, añade el también asesor técnico del Departamento de Comunicación Científica de Royal Canin México; sin embargo, se puede evitar que progrese de forma rápida mediante la alimentación especializada.

Además de visitar al veterinario al menos una vez al año si es adulto o en casos de gatos en edad geriátrica de manera semestral, moderar las salidas al exterior con la finalidad de evitar que cace animales que puedan transmitirle enfermedades y optar por mezclar croquetas con dietas húmedas.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS