Si no se tienen los cuidados necesarios las hemorroides pueden requerir cirugía. (Foto: Especial)

¿Cómo saber si tienes hemorroides?

Las hemorroides se pueden prevenir con ejercicio y una buena alimentación
Abigail Gómez |El Universal
04 Abril, 2018 | 08:00 hrs.

Las hemorroides son un padecimiento que afecta a muchos mexicanos pero que se suele mantener en secreto debido a que puede ser vergonzoso reconocer que se sufre de este mal. Aunque está bien no difundirlo con nuestros conocidos si se debe tener plena confianza de manifestar a nuestro doctor de cabecera ante la sospecha de que un caso de hemorroides.

Se le denomina hemorroide a la inflamación de las venas que se encuentran en el ano o en el recto. Según explica Enrique Palacios Ibarra, médico cirujano egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), algunos de los principales síntomas son comezón, ardor y sangrado en la zona.

Cuando se inicia con el problema el tratamiento consiste en implementar medidas higiénico dietéticas, es decir, una combinación entre medidas de higiene y una correcta alimentación. En cuanto a las medidas higiénicas basta con tener una correcta limpieza de la zona, tratar de utilizar toallitas húmedas y dar baños con agua caliente en la zona.

Por su parte, en relación a la alimentación, se debe incrementar la ingesta de fibra, la cual se encuentra en todas las frutas y verduras, sobre todo la calabaza, el brócoli o la coliflor. Sumado a una correcta alimentación se recomienda la realización de alguna actividad física, la cual ayudará a mejorar la digestión.

Además de estas medidas también se deben identificar factores de riesgo como el sobrepeso, antecedentes familiares, inflamación intestinal, colitis frecuente y traumatismos anales frecuentes, los cuales pueden surgir cuando se defecan heces duras y de gran tamaño y por la práctica recurrente de sexo anal.

Palacios señala que una vez que se presentan, se debe tener la precaución necesaria para evitar que se agraven. Para esto es recomendable evitar el sedentarismo y seguir todas las recomendaciones en cuanto a la realización de ejercicio y de un dieta balanceada, además de tomar mucha agua. Además, es importante una revisión médica que determine qué tratamiento se debe seguir. Estas sencillas medidas puede evitar complicaciones que deriven en una cirugía.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS