Si el padecimiento no es diagnosticado ni tratado a tiempo pueden presentarse consecuencias negativas a la salud. (Foto: Especial)

¿Cómo saber si padeces hígado graso?

Hasta el 30% y 90% de la población con sobrepeso y obesidad, tienen hígado graso
Rocío Mundo | El Universal
03 Julio, 2018 | 14:00 hrs.

El hígado graso no alcohólico es una de las enfermedades hepáticas más frecuentes en el mundo con una prevalencia durante la década pasada del 46%. Y aunque en etapas tempranas su transcurso es asintomático, su progreso tiene consecuencias severas a la salud.

Raúl Contreras Omaña, hepatólogo e investigador en jefe del Centro de Investigación en Enfermedades Hepáticas y Gastroenterología (CIEHG) en Pachuca, Hidalgo, señala que el hígado graso no alcohólico no presenta síntomas, por lo que es ideal realizarse un ultrasonido abdominal.

Pero en el caso de que llegue a haber síntomas, las personas pueden sentirse cansadas o tener molestias en el lado superior derecho del abdomen.

Contreras enfatiza que el examen médico para detectarlo debe realizarse especialmente en aquellas personas con colesterol y triglicéridos altos, con consumo excesivo de azúcares y mujeres bajo tratamientos hormonales. Además en quienes padecen obesidad, sobrepeso y diabetes.

En este sentido, el especialista indica que hasta el 30% y 90% de la población con sobrepeso y obesidad, respectivamente, tienen hígado graso. Por lo que ambos factores son considerados la causa principal de la enfermedad.

Contreras Omaña explica que si el padecimiento no es diagnosticado ni tratado a tiempo pueden presentarse consecuencias negativas a la salud. Estas incluyen cirrosis hepática, diabetes, cáncer de hígado, páncreas, mama y colon, infartos al miocardio y accidentes cerebrovasculares.

“Un problema grande es que mientras menos edad tenemos más grandes son los riesgos de complicaciones, que incluso aparecen más tempranamente”, pues actualmente los casos de hígado graso en niños y adolescentes han ido en aumento.

Hasta ahora no existe un sólo medicamento que pueda curar la enfermedad, ya que su tratamiento debe involucrar la participación de nutriólogos, hepatólogos y gastroenterólogos.

En personas con sobrepeso y obesidad, asegura, la parte más importante del tratamiento es la disminución de peso. Mientras que en pacientes con diabetes es el control de los niveles de azúcar en sangre.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS