El factor hormonal está ligado estrechamente a este cáncer. (Foto: Especial)

¿Cómo saber si mi perro tiene “cáncer de mama”?

Una vez diagnosticado el tumor puede retirarse mediante cirugía o quimioterapia
Rocío Mundo | El Universal
02 Octubre, 2019 | 10:00 hrs.

Los perros, al igual que los humanos, pueden presentar tumores de glándula mamaria, una especie de cáncer de “mama”. Si bien su aparición no presenta síntomas en etapas tempranas, existen formas que pueden ayudar a detectarlos.

Así lo señala en entrevista el médico veterinario zootecnista, Adrián Polo Jerez, quien agrega que el principal síntoma de esta enfermedad es la detección de una masa en la glándula mamaria.

“No hay ningún signo específico que te pueda hacer pensar que tu mascota tiene cáncer. El principal signo que se puede llegar a presentar es una masa o un aumento en el tejido de la glándula mamaria”.

A este síntoma pueden acompañarle otros, como pérdida de peso y de apetito, pero que sólo aparecen cuando la enfermedad se encuentra en estadios avanzados.

“La gente ve que aparecen bolitas pero como son pequeñas no hace nada, entonces éstas comienza a crecer y se puede ulcerar e infectar. Es en este momento cuando otros signos aparecen”.

El coordinador técnico para la unidad de animales de compañía en MSD Salud Animal México destaca que aunque no está completamente descrito cómo se desarrolla este tumor, las hormonas están ligadas estrechamente a éste.

Es por ello que las perras no esterilizadas o que lo fueron después del primer celo tienen una predisposición mayor a desarrollar el padecimiento. “Si las esterilizas antes de su primer celo el riesgo (de desarrollar un tumor) es de 0.5%, pero si lo haces después este riesgo aumenta”.

Otros factores predisponentes son la alimentación, edad y la genética pues es más frecuente en perras de raza poodle miniatura, dachshund, maltés, yorkshire terrier, cocker spaniel y pastor alemán.

El especialista recomienda que una vez que la masa sea detectada la mascota sea llevada al médico para diagnosticarla y determinar cuál es su tratamiento.

Explica que para su detección puede realizarse una punción para tratar de absorber algunas células —aunque esta opción puede brindar un diagnóstico impreciso—, o una biopsia.

Una vez diagnosticado el tumor puede retirarse mediante cirugía o quimioterapia. “Algo que suele hacerse cuando una mascota tiene una bolita es el retiro quirúrgico y la esterilización”.

Resalta que en caso de que una mascota haya cursado previamente con la enfermedad, necesita un monitoreo de los pulmones a través de rayos X durante al menos un año o año y medio cada tres meses.

Esto con la finalidad de descartar que la enfermedad haya afectado otras regiones del cuerpo, especialmente los pulmones.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS