El riesgo de desarrollar Alzheimer aumenta con la edad y tiene un patrón de crecimiento a partir de los 65 años. (Foto: Especial)

¿Cómo saber si es depresión o Alzheimer?

Ambas enfermedades presentan síntomas similares y suelen manifestarse juntas
Rocío Mundo | El Universal
28 Enero, 2019 | 10:00 hrs.

La enfermedad de Alzheimer y la depresión guardan estrechas similitudes (por ejemplo, ambas deterioran las funciones mentales pero una ocasiona disfunción cerebral progresiva). Saberlas diferenciar puede contribuir a obtener un tratamiento adecuado.

Lorenzo Hernández Ordaz, médico neurólogo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), asegura que aunque puede resultar difícil diferenciar una depresión del Alzheimer, una exploración física y un examen psicológico minucioso pueden ser útiles para su diagnóstico.

Esto debido a que ambas enfermedades pueden presentar síntomas similares, como pérdida de interés en las actividades que anteriormente causaban goce, retraimiento social, problemas de memoria, alteraciones en el sueño y poca concentración.

El pronóstico de estas dos patologías, sin embargo, difieren en gravedad. En el caso del Alzheimer, las personas presentan disfunción cerebral progresiva y difusa que interfiere en sus actividades diarias, el riesgo de aparición aumenta con la edad y tiene un patrón de crecimiento a partir de los 65 años.

La depresión, por el contrario, se manifiesta a cualquier edad aunque es más frecuente en la vejez, puede convertirse en un problema de salud serio sobre todo cuando es de larga duración, alterar las actividades cotidianas de quien la padece y en el peor de los casos llevar al suicidio.

El especialista destaca que es posible que ambas patologías se manifiesten juntas. “Cuando esto ocurre los médicos deben confiar más en las señales no verbales y en los informes del cuidador, que en los síntomas informados por el propio paciente”.

Agrega que cuando una persona con Alzheimer muestra tristeza, desesperanza o llanto acompañado de pérdida de interés en un periodo de dos semanas, es posible que se atraviese por un periodo de depresión.

Para aliviar estos síntomas, Hernández Ordaz recomienda realizar actividad física, buscar grupos de apoyo y evitar el aislamiento social, así como buscar atención médica especializada.

“Elaborar el diagnóstico de depresión en personas con la enfermedad de Alzheimer y obtener un tratamiento adecuado puede hacer que la vida sea más fácil y agradable tanto para la persona con alzhéimer como para sus cuidadores”, finaliza.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS