La nueva guía también enfatiza en el manejo no farmacológico del dolor. (Foto: Especial)

¿Cómo manejar el dolor posparto?

Entre las recomendaciones se sugiere limitar el uso de opiáceos y recurrir a tratamiento no farmacológico para algunas molestias
C. González | El Mercurio
25 Junio, 2018 | 12:00 hrs.

La alegría de convertirse en madre suele ir acompañada en la mayoría de las mujeres por la fatiga y las molestias que son comunes en las primeras horas. En el caso del dolor posparto, su mal manejo puede interferir con la capacidad de la mujer para cuidar de sí misma y de su bebé en esta nueva etapa. Esto porque el dolor no tratado se asocia con un mayor riesgo de depresión posparto, de dolor crónico y de abuso de opiáceos.

Conscientes de esta realidad, el Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología (ACOG, por su sigla en inglés), acaba de lanzar unas nuevas guías para el manejo de estas molestias, con el fin de actualizar lo que se viene haciendo hasta ahora.

"Lo que se propone revalida el enfoque que viene del tratamiento oncológico del dolor; es decir, tratar de usar fármacos complementarios", explica el doctor José Andrés Poblete, jefe de la División de Obstetricia y Ginecología de Red de Salud UC Christus.

Así, "la primera línea es usar antiinflamatorios no esteroidales; luego antiinflamatorios comunes y tramadol, y, en tercera línea, se debe recurrir a un opiáceo", pero sólo en casos que no han respondido a los otros tratamientos.

Con esto se busca evitar la adicción a estos fármacos —un problema serio en Estados Unidos que afortunadamente no se observa con frecuencia en Chile, dice el especialista—, así como no entorpecer la lactancia.

"Además de producir retención urinaria, entre otros inconvenientes, los opiáceos pueden pasar a la leche y generar un adormecimiento en las bebés que lleva a que no se alimenten bien". Por eso los especialistas plantean que se debe usar la menor cantidad de fármacos y por el menor tiempo posible.

Con eso en mente, un estudio publicado por la Sociedad Estadounidense de Anestesiólogos sugiere que, a menudo, las mujeres con parto vaginal no requieren opiáceos para controlar el dolor después del alta hospitalaria. Además, la cantidad de opiáceos recetados a las mujeres después de una cesárea puede ser menor que la prescrita actualmente.

Sin embargo, "es importante tener en cuenta que hay una variabilidad significativa en el dolor para ambos tipos de parto, por lo que las pacientes deben ser evaluadas individualmente", dice el doctor Ryu Komatsu, de la Universidad de Stanford, y autor de dicho trabajo.

Los dolores suelen depender de si se trata del primer parto o no. "En las primíparas, las principales molestias tienen que ver con desgarros del piso pélvico (en casos de partos por vía vaginal) o de la línea operatoria (en cesáreas). En las multíparas, lo más frecuente son contracciones uterinas posparto", explica Poblete.

En ambas también son comunes las molestias derivadas de la lactancia y el crecimiento mamario, así como hemorroides, por constipación y pujo.

En general, los dolores pueden ser más intensos en quienes pasaron por una cesárea, pero lo general es que las molestias persistan por 24 a 48 horas. "La persistencia del dolor más allá de ese período requiere de una evaluación en busca de complicaciones, como un hematoma de la herida operatoria o una infección", agrega el especialista.

La nueva guía también enfatiza el manejo no farmacológico del dolor. Allí destaca sobre todo el uso de frío local (con paños o bolsas como Cold Pack), en los primeros dos días, para aliviar molestias en la zona del piso pélvico, la línea de la cesárea o las hemorroides. "Se ha visto que eso genera una sensación de alivio y las pacientes requieren menos uso de analgésicos".

QUÉ DICEN LOS USUARIOS