¿Cómo evitar el pie diabético?

Ardor, dolor o pérdida de sensibilidad son sus complicaciones adicionales, que al agravarse requerirá de amputación
Alejandra Rodríguez |El Universal
18 Septiembre, 2017 | 05:41 hrs.

El pie diabético es una complicación que surge cuando se padece diabetes mellitus tipo II, se manifiesta con callos en los pies que van deformando la planta de estos, causando úlceras severas, y como consecuencia, el pie con esta afección de manera avanzada se tiene que amputar.

En la carrera de enfermería de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza se ha implementado un programa de prevención del pie diabético. Éste incluye visitas a domicilio a pacientes con diabetes mellitus tipo II, en éstas se les explica por qué es importante el cuidado de los pies para su salud; actualmente se está realizando manuales para explicar este padecimiento.

La enfermera Susana González Velázquez, jefa de la carrera de enfermería en FES Zaragoza señala que “es muy importante la higiene de los pies de un diabético como estrategia de prevención para no padecer complicaciones. Se tiene que secar perfectamente al área para no dejar ningún rastro de humedad, utilizar un jabón neutro y no remojar los pies”.

Los pacientes diabéticos tienen una frecuencia más alta de infecciones en los pies y presentan alteraciones en el proceso de cicatrización, esto incrementa el riesgo de presentar úlceras infectadas que pueden provocar gangrena y una piel carcomida, y en los casos más graves, se pueden ver los tendones a través de las lesiones del pie diabético.

Entre los consejos que estudiantes de enfermería dan a las personas que participan en el programa están los siguientes:

  1. Humectar frecuentemente con crema y aceites la piel, debido a es propensa a resecarse.

  2. No caminar descalzo.

  3. Revisar que no se presenten hongos, callos y  grietas.

  4. Cortar las uñas de forma cuadrada y no redonda; o de preferencia, sólo limarlas.

  5. Usar un calzado cómodo y sin costuras internas; evitar los zapatos de punta muy cerrados, que a la larga provocan callos entre los dedos.

  6. Evitar cortar las uñas cuando están mojadas porque se puede presentar despellejamiento, que propicia el desarrollo de la enfermedad.

“Como estrategia de prevención sugiero revisar el pie por medio de un espejo y así tener una visión del estado de la planta del pie”, afirma la enfermera.

El pie diabético en cifras

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, que tomó como muestra a la población de 20 años en adelante, señala que la incidencia de diabetes en el país pasó de 9.2% en 2012 a 9.4% en 2016, esto representa que alrededor de 11 millones de mexicanos padecen esta enfermedad.

Las mujeres reportan un índice de diabetes de 10.3%, mientras que los hombre presentan un índice de 8.4%. Esta tendencia se observa tanto en localidades urbanas, con un 10.5% en mujeres y un 8.2% en hombres, como en rurales, con un 9.5% en mujeres y un 8.9% en hombres.

Las complicaciones reportadas por los adultos diabéticos fueron: visión disminuida 54.5%, daño en la retina 11.2%, pérdida de la vista 9.9% y úlceras 9.1%, esto en una de cada 10 personas diagnosticadas. Las amputaciones representan un 5.5%.

Como complicaciones adicionales se reportaron ardor, dolor o pérdida de sensibilidad en la planta de los pies en cuatro de cada 10 diabéticos, mientras que 2 de cada 10 no pueden caminar más de seis minutos sin sentir fatiga.

La enfermera Susana González Velázquez apuesta por una cultura de prevención entre los pacientes diabéticos, no obstante, afirma que “desafortunadamente en México falta mucha información y educación hacia los pacientes con diabetes. Nos se les explica de manera adecuada qué deben hacer para no padecer pie diabético, sin embargo, también hace falta que las personas ya informadas tomen las medidas necesarias para no padecer esta complicación, la educación para la salud es primordial para no llegar a un desenlace fatal como la amputación”.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS