El clítoris se crea a partir de la piel del glande. (Foto: Especial)

¿Cómo es la cirugía de cambio de sexo?

La profundidad de la vagina reconstruida dependerá de la cantidad disponible de piel del pene
Redacción | El Universal
24 Septiembre, 2018 | 16:00 hrs.

Existe una cirugía que da la opción a personas transexuales de poder realizar un cambio de sexo de manera completa. Este procedimiento se conoce como cirugía de reasignación de sexo o género. En esta ocasión hablaremos del cambio de pene a vagina.

El doctor español Iván Mañero, en su página Cirugía de Género, portal médico especializado en el tema, explica paso a paso cómo se lleva a cabo este complejo procedimiento, cuyo nombre formal es vaginoplastia por inversión peneana.

Esta cirugía consiste en crear una vagina utilizando la piel invertida tanto del pene como del escroto. La forma y profundidad de la vagina reconstruida dependerá de la cantidad disponible de piel del pene, y la disposición anatómica de los órganos internos, pero los especialistas deben intentar que esta no sea inferior a los 15 centímetros.

La piel del pene se utiliza principalmente para crear las paredes vaginales mientras que para crear el clítoris se recurre a la piel del glande. Los elementos del pene que ya no tienen ningun función para la nueva vagina(muchos responsables de la erección) son eliminados.

Por su parte, la uretra (el conducto urinario) es cortada para disminuir su tamaño y se redirige en la ubicación adecuada para la vagina. De ser posible, si la uretra tiene un tamaño óptimo, puede ser usada para forrar los labios menores y paredes internas de la vulva.

Los testículos, que no tienen ninguna utilidad para la nueva vagina, son eliminados. A pesar de esto, la piel del escroto que los envuelve se utiliza también para formar los labios mayores y menores.

La siguiente fase de la cirugía consiste en reconstruir el clítoris con una porción del glande y con diferentes nervios que se han conservado con el objetivo de mantener la sensibilidad a la estimulación sexual.

Antes de someterse a este tipo de cirugía, las pacientes deben suspender el tratamiento hormonal durante cuatro semanas antes de la intervención debido a que los estrógenos (hormonas femeninas) en sangre aumentan el riesgo de padecer una trombosis venosa profunda.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS