En México la probabilidad de que una mujer sufra cáncer de ovario es de 1.8%. (Foto: Especial)

¿Cómo detectar el cáncer de ovario?

Este padecimiento es uno de los cánceres ginecológicos más letales, por lo que el porcentaje de supervivientes es muy bajo.
Redacción | El Universal
13 Junio, 2019 | 12:45 hrs.

El cáncer de ovario, uno de los más letales y difíciles de detectar, consiste en la aparición de tumores malignos en uno o ambos ovarios. Para su diagnóstico pueden realizarse diversas pruebas, como la ecografía transvaginal y la tomografía computarizada.

Esta enfermedad, señaló en entrevista la oncóloga Flavia Morales, aunque no es tan frecuente en las mujeres mexicanas, es uno de los cánceres ginecológicos más letales por lo que el porcentaje de supervivientes es muy bajo.

En México la probabilidad de que una mujer sufra cáncer de ovario es de 1.8%, en comparación con el cáncer de mama cuya probabilidad es de 8%. En el mundo cada año se registran 205 mil casos nuevos.

Generalmente, se diagnostica en fases avanzadas (3 o 4) donde la tasa de supervivencia es de sólo un 10%. En etapa dos la supervivencia es del 30% y en la uno sólo logran sobrevivir aproximadamente la mitad.

Existen algunas pruebas que te pueden ayudar a diagnosticar este cáncer tempranamente. Éstas son:

Examen pélvico, en el que el médico inserta los dedos en la vagina y, al mismo tiempo, presiona con la mano el abdomen para palpar los órganos de la pelvis. Además de esto examina visualmente los genitales externos, la vagina y el cuello uterino, según información de la Clínica Mayo.

Análisis de sangre. Estos pueden incluir análisis de la función de los órganos para conocer el estado de salud general y verificar los marcadores tumorales que permiten identificar el cáncer de ovario. Si bien estos análisis no pueden indicar al médico si se tiene cáncer, proveen indicios sobre el diagnóstico y pronóstico.

Ecografía transvaginal es un estudio por medio del cual se revisan los diferentes órganos del aparato reproductor femenino, tales como la vagina, el útero, las trompas de Falopio y la vejiga.

Para llevarlo a cabo se introduce un aparato llamado transductor de ecografía (sonda) en la vagina que hace rebotar ondas de sonido de alta energía en los tejidos u órganos internos.

Los ecos que produce el rebote de las ondas se usan para formar un ecograma que permite a los médicos revisar el estado de la paciente.

Por su parte, la tomografía computarizada del abdomen, utiliza rayos X para crear una imagen de la zona abdominal. Para realizarla se utiliza un tomógrafo (similar al utilizado para las tomografías cerebrales) en el cual la mujer deberá acostarse mientras la imagen del abdomen es obtenida por el aparato, según información de Medline Plus

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS