Considerar que el gato es el principal transmisor probablemente se debe a que son los hospederos del parásito. (Foto: Especial)

Comer carne mal cocida puede transmitir toxoplasmosis

Los humanos, al igual que otros mamíferos, también se infectan al consumir agua o verduras crudas contaminadas con quistes de este parásito
Redacción | El Universal
17 Julio, 2019 | 13:38 hrs.

Comer carne cruda o mal cocida es una fuente de contagio para la toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria que afecta a casi un tercio de la población mundial y que frecuentemente es transmitida a través de las heces infectadas de gatos.

Así lo afirmó la académica de la Facultad de Medicina de la UNAM, Martha Ponce-Macotela, quien agregó que esta enfermedad es ocasionada por el parásito Toxoplasma gondii, el cual puede causar desde infecciones leves y asintomáticas, hasta mortales que afectan al feto humano.

En un comunicado, señaló que los humanos, al igual que otros mamíferos, también se infectan al consumir agua o verduras crudas contaminadas con quistes de este parásito, por la falta de hábitos higiénicos, por manipular hortalizas o areneros contaminados, o por comer mariscos crudos infectados.

Considerar que el gato es el principal transmisor probablemente se debe a que son los hospederos del parásito. Sin embargo, estos no siempre eliminan quistes y no siempre están infectados.

Los felinos al ser infectados en su intestino se realiza la reproducción sexual del parásito, y durante esta fase (de siete a 21 días) eliminan millones de quistes con la materia fecal. Para que sean infectantes necesitan permanecer en el ambiente de un día a tres semanas para completar su maduración.

En la mayoría de los casos este padecimiento es asintomático. Algunos de sus posibles indicios son parecidos a los de la influenza: dolor generalizado, dolor de cabeza, fiebre, fatiga y ganglios linfáticos inflamados.

En personas con sistema inmunitario debilitados además se presenta confusión, falta de coordinación, convulsiones y visión borrosa. Tanto en ellos como para el producto del primer trimestre del embarazo de mujeres puede llegar a ser mortal.

Al respecto, la especialista destacó que la infección en el primer trimestre del embarazo es menos frecuente que en el tercer mes pero debido a que el embrión está en organogénesis el daño es mayor.

Esto puede desencadenar un aborto, muerte fetal intrauterina o malformaciones congénitas graves, como hidrocefalia, coriorretinitis, convulsiones y calcificación cerebral.

Este padecimiento no es curable. Los fármacos que se utilizan no erradican al parásito porque forman quistes tisulares que pueden permanecer durante años, incluso en personas inmunodeprimidas la infección puede reactivarse.

Finalmente, Ponce-Macotela recomendó evitar el consumo de carne cruda o mal cocida de bovinos, porcinos, caprinos, ovinos, equinos y aves; contar con servicios públicos que provean agua potable y desinfectar las verduras que se consumen crudas.

También exhortó a no comer mariscos crudos y llevar un control médico veterinario de las mascotas. Los hábitos de higiene deben replicarse en granjas para evitar la infección de mamíferos y aves destinados a consumo humano.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS