El uso de cigarrillos electrónicos aumentó en un 900% entre 2011 y 2015 en los jóvenes. (Foto: Especial)

Cigarros electrónicos aumentan 71% el riesgo de tener un derrame cerebral

Redacción | Europa Press
06 Febrero, 2019 | 16:40 hrs.

El uso de cigarrillos electrónicos aumenta las probabilidades de sufrir un derrame cerebral, un ataque cardíaco y una enfermedad coronaria, según una investigación preliminar de la Universidad de Kansas.

En el estudio más grande hasta la fecha que examinó los cigarrillos electrónicos y el accidente cerebrovascular, los investigadores seleccionaron una base de datos de 400 mil encuestados.

Esa base de datos, la encuesta del sistema de vigilancia de factores de riesgo del comportamiento (BRFSS) de 2016, recopiló datos de los residentes en los 50 estados de Estados Unidos sobre sus conductas de riesgo relacionadas con la salud, condiciones crónicas de salud y el uso de servicios preventivos.

"En comparación con los no usuarios, los usuarios de cigarrillos electrónicos eran más jóvenes, tenían un índice de masa corporal más bajo y una tasa de diabetes más baja", explicó el autor del estudio y profesor asistente en la Escuela de Medicina de esa universidad, Paul M. Ndunda.

Unos 66 mil 795 encuestados informaron haber usado cigarrillos electrónicos con regularidad. El grupo de control correspondía a los 343 mil 856 encuestados que informaron que nunca habían usado cigarrillos electrónicos.

Los investigadores encontraron en comparación con los no usuarios, que los usuarios de cigarrillos electrónicos tenían un 71% mayor riesgo de accidente cerebrovascular; un 59% más de riesgo de ataque cardíaco o angina de pecho; un 40% de riesgo mayor de enfermedad coronaria; y doble la tasa de tabaquismo.

También encontraron que el 4.2% de los usuarios de cigarrillos electrónicos informaron haber sufrido un derrame cerebral. Sin embargo, los datos del estudio no mostraron muertes atribuibles al uso de cigarrillos electrónicos.

La American Heart Association afirma que lo que contiene nicotina son productos de tabaco que deben estar sujetos a todas las leyes que se aplican a estos productos. También solicita nuevas y sólidas regulaciones para evitar su acceso y venta a los jóvenes, y una mayor investigación sobre el impacto en la salud del producto.

En 2016, el 3,2% de los adultos en los Estados Unidos y el 11,3% de los estudiantes de secundaria admitieron haber usado cigarrillos electrónicos en los 30 días anteriores a una encuesta nacional; además, se observó que su uso entre los jóvenes aumentó en un 900% entre 2011 y 2015.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS