El equipo pudo ver patrones similares de desarreglo del músculo cardíaco en pacientes vivos con cardiomiopatía hipertrófica. (Foto: Especial)

Científicos lograron detectar señales de un paro cardiaco antes de que ocurriera

Los investigadores utilizaron la técnica de resonancia magnética con tensor de difusión para rastrear las fallas en el corazón
Redacción | El Universal
27 Mayo, 2019 | 16:27 hrs.

Mediante una resonancia magnética, científicos de la Universidad de Oxford detectaron fallas en las fibras musculares del corazón que podrían desencadenar un paro cardíaco en personas con cardiomiopatía hipertrófica.

Esta enfermedad es hereditaria y hace que una parte del músculo cardíaco se vuelva mucho más gruesa. En ocasiones no manifiesta síntomas; sin embargo, hay un riesgo latente de muerte repentina.

Según el estudio, las fibras musculares del corazón de estos pacientes están dispuestas de manera anormal y no tienen la alineación habitual que permite que los latidos se distribuyan uniformemente.

Este desorden proporciona el enfoque perfecto para ritmos cardíacos que pueden llevar a la muerte, por lo que para prevenir un desenlace fatal lo ideal sería detectarlo a tiempo.

Si bien hasta ahora esto sólo era posible detectarlo después de la muerte, “esta es la primera vez que estos signos reveladores pueden detectarse en pacientes vivos”, señala la institución en un comunicado.

Los investigadores utilizaron la técnica de resonancia magnética con tensor de difusión para rastrear la propagación de las moléculas de agua dentro del músculo del corazón.

A través de esta nueva técnica de escaneo, el equipo pudo ver patrones similares de desarreglo del músculo cardíaco en pacientes vivos con cardiomiopatía hipertrófica.

Los pacientes con el "marcador" de imágenes del desorden también tenían más probabilidades de tener ritmos cardíacos anormales.

"Esta es la primera vez que hemos podido evaluar el desorden no invasivo en pacientes vivos con cardiomiopatía hipertrófica", dijo la autora principal del estudio, Rina Ariga.

Con esta técnica se tiene la esperanza de que se mejore la forma en que se identifican a los pacientes de alto riesgo para que puedan prevenir la muerte súbita.

“Ahora debemos trabajar para que este escaneo sea más corto y más rápido para los pacientes, de modo que podamos probar su utilidad en un estudio multicéntrico grande”.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS