La insulina que se guarda en el refrigerador debe estar entre 2 a 8 ºC. (Foto: Especial)

Cambios de temperatura del refrigerador afectan a la insulina

Las variaciones en la temperatura puede disminuir la efectividad de la insulina para reducir la glucosa
Redacción | El Universal
12 Octubre, 2018 | 11:00 hrs.

Guardar la insulina en el refri parece ser algo común para aquellos que padecen diabetes; sin embargo, esto podría no ser la mejor opción pues si la temperatura no es la adecuada su efectividad podría verse afectada.

La insulina se debe guardar en el refrigerador a entre 2 a 8 ºC, y a entre 2 a 30 ºC cuando el paciente la lleva consigo en un inyector o frasco, señalaron investigadores durante la reunión anual de la  Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes.

Sin embargo, si el refrigerador no funciona de manera adecuada y tiene muchas variaciones de temperatura durante el dia, que la persona desconoce, esto podría dañar a la insulina.

Durante una convención se dio a conocer un estudio que incluyó a 388 pacientes con diabetes en Estados Unidos y Europa que colocaron medidores de temperatura junto a su insulina en el refrigerador y en la bolsa donde cargaban con el medicamento.

Los sensores tomaron lectura de la temperatura cada tres minutos durante un promedio de 49 días. Al final, para realizar el análisis se tomó la muestra de 230 registros de la temperatura de insulina refrigerada y 170 de insulina que cargaban con ellos en el día.

Los resultados arrojaron que 79 por ciento de las muestras presentaron afectaciones debido a que no se encontraban dentro de los rangos de temperatura recomendados. Dichas afecciones pueden causar una baja efectividad al momento de disminuir la glucosa.

La insulina guardada en el refrigerador podía estar fuera de los rangos permitidos durante 2 horas y 34 minutos al día en promedio mientras que la insulina que las personas cargaban durante el día sólo salían de los rangos normales, en promedio, 8 minutos al día.

Cabe mencionar que los peores resultados fueron arrojados por  aquellas insulinas que se guardaban en el congelador pues podían estar hasta tres horas fuera de los rangos permitidos.

Este estudio se trata de un análisis pequeño que sólo puede ser considerado preliminar pero se muestra como una señal de alerta y es un llamado a que se realice un estudio más profundo sobre el tema.

"Muchas personas con diabetes guardan mal su insulina sin darse cuenta, debido a las temperaturas fluctuantes en sus neveras domésticas", advirtió Katarina Braune, una de las investigadoras del trabajo.

La investigadora recomendó que se tome la temperatura del refri varias veces al día durante algunos días seguidos para saber si su insulina tiene muchas variaciones que pudieran afectarla.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS