Especial

Biohacker se inyecta tratamiento experimental contra el herpes

El tratamiento experimental están elaborando a partir de cadenas de ADN que se ordenan en Internet
Redacción | El Universal
06 Febrero, 2018 | 10:00 hrs.

Aaron Traywick subió al escenario en una conferencia de biohacking en Austin, Texas, se bajó los pantalones y se inyectó en el muslo un tratamiento experimental contra el herpes creado por su compañía Ascendance Biomedical. Todo se transmitió en Facebook Live el 4 de febrero.

Lo hecho por Traywick es un ejemplo de "autoinyección" de biohackers, que a pesar de tener una experiencia médica limitada o nula, están elaborando supuestos tratamientos a partir de cadenas de ADN que se ordenan en Internet.

Traywick tiene 28 años y una licenciatura en estudios interdisciplinarios, y señaló al  MIT Technology Review, que sus acciones deben verse como una declaración política.

"Estas terapias que estamos desarrollando tienen el potencial de permitir que las personas, sin el requisito de un médico o sin la industria del cuidado de la salud, puedan auto-diseñar y autoadministrarse tratamientos", dijo Traywick.

Traywick es el director ejecutivo de Ascendance Biomedical, una firma de biotecnología que financia lo que podría describirse cortésmente como enfoques muy poco ortodoxos para la investigación biomédica.

La vacuna que se inyectó Traywick es una terapia de herpes experimental basada en un método de tratamiento que sólo se había probado en ratones, y Traywick fue el primer ser humano en intentarlo.

El tratamiento que Traywick probó el domingo se basó en investigaciones destinadas a vacunar contra el virus del herpes simple tipo 2. Fue diseñado principalmente por un biohacker austriaco de 25 años de edad llamado Andreas Stuermer.

Esta no es la primera vez para que la compañía hace este tipo de práctica, en octubre, Tristan Roberts, un empleado, se inyectó un tratamiento experimental contra el VIH y también lo transmitió en Facebook Live.

Un mes después, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA)  de los Estados Unidos. publicó una declaración en la que condenaba las terapias con genes DIY. Decía: "La venta de estos productos es ilegal".

La FDA está preocupada por los riesgos de seguridad involucrados. La agencia también advirtió que los ensayos clínicos en humanos para terapias genéticas deben estar registrados por la FDA.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS