Otros ingredientes comunes en estas bebidas son taurina, glucuronolactona y vitamina B. (Foto: Especial)

Bebidas energéticas pueden causar daños al corazón

Los cambios ocasionados por estas bebidas no son de corta duración
Redacción | El Universal
30 Mayo, 2019 | 17:54 hrs.

Beber 32 onzas (casi un litro) de una bebida energética en un corto periodo puede aumentar la presión arterial y el riesgo de trastornos eléctricos en el corazón, según un nuevo estudio.

“Encontramos una asociación entre el consumo de bebidas energéticas, los cambios en los intervalos QT y la presión arterial que no se pueden atribuir a la cafeína”, dijo el responsable del trabajo, Sachin A. Shah.

El reporte, publicado en la Asociación Americana del Corazón, analizó a 34 voluntarios sanos de entre 18 y 40 años de edad, quienes al azar fueron asignados para beber 32 onzas de bebidas energéticas o una bebida placebo.

Las bebidas se consumieron en 60 minutos pero no más rápido que una botella de 16 onzas (0.47 mililitros) en 30 minutos. Contenían de 304 a 320 miligramos de cafeína por cada 32 onzas líquidas.

Otros ingredientes comunes en estas bebidas son taurina, glucuronolactona y vitamina B.

Los investigadores midieron la actividad eléctrica de los corazones, así como la presión arterial de los participantes mediante un electrocardiograma al inicio del estudio y cada 30 minutos durante 4 horas después de su consumo.

En los participantes que consumieron cualquier tipo de bebida energética, los investigadores encontraron que el intervalo QT (medida del tiempo que tardan los ventrículos en el corazón para generar un nuevo latido) fue de 6 milisegundos.

“Si este intervalo es demasiado corto o demasiado largo, puede causar que el corazón lata de manera anormal. La arritmia resultante puede ser mortal”, escribieron los autores.

Los resultados, publicados en el Journal of the American Heart Association, revelaron que los cambios en el intervalo QT generalmente se mantienen durante el periodo de monitoreo de cuatro horas en lugar de ser un efecto de corta duración.

También se encontró un aumento estadísticamente significativo de 4 a 5 mmHg en la presión arterial sistólica y diastólica de los consumidores de estas bebidas.

“Las bebidas energéticas son fácilmente accesibles y son consumidas comúnmente por una gran cantidad de adolescentes y adultos jóvenes incluidos los universitarios. Comprender cómo estas bebidas afectan el corazón es extremadamente importante”, finalizó la coautora, Kate O'Dell.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS