La edad media de los diagnósticos de autismo en Estados Unidos es entre los tres y cuatro años. (Foto: Especial)

Autismo puede diagnosticarse desde los 14 meses de edad

El autismo tiene sus orígenes en la vida prenatal, probablemente en el primer o segundo trimestre del embarazo
Redacción | El Universal
30 Abril, 2019 | 17:31 hrs.

El diagnóstico del autismo puede realizarse desde de los 14 meses, brindando una intervención temprana y un beneficio terapéutico mejorado, según un estudio de la Universidad de California.

“Cuanto antes se puedan abordar los problemas del trastorno del espectro autista, mejor será el resultado para el niño”, dijo la responsable del estudio, Karen Pierce.

El autismo tiene sus orígenes en la vida prenatal, probablemente en el primer o segundo trimestre del embarazo; sin embargo, los niños comienzan a mostrar síntomas en sus primeros cumpleaños.

Pese a ello, la edad media de los diagnósticos de autismo en los Estados Unidos es “a menudo años más tarde, generalmente entre los tres y los cuatro años”, lo que representa una oportunidad perdida.

“Es concebible que los resultados para los niños con autismo puedan mejorarse si el tratamiento ocurriera durante este periodo de rápido crecimiento cerebral, en lugar de después, lo que es más com”.

El estudio incluyó a mil 269 niños de la población general, quienes recibieron su primera evaluación diagnóstica entre los 12 y 36 meses, y al menos una evaluación posterior por psicólogos capacitados.

Los diagnósticos variaron desde autismo hasta características del trastorno, como retraso en el lenguaje y el desarrollo.

Con base en esto, los investigadores encontraron que la estabilidad diagnóstica del autismo fue 0.50 más débil entre los 12 y 13 meses, pero aumentó a 0.79 a los 14 meses y a 0.83 durante los 16.

El 24% de los niños no fueron designados con autismo en sus primeras evaluaciones, aunque se hizo posteriormente.

La transición más común fue una designación inicial de retraso en el desarrollo, 25%, o retraso en el lenguaje (16%) en transición a un trastorno del espectro autista tardío.

Lo anterior demostró que el diagnóstico de autismo se vuelve estable a partir de los 14 meses y, en general, es más estable que el retraso en el desarrollo o en el lenguaje.

Finalmente, Pierce indicó que una vez que se identifica a un niños con autismo existe una probabilidad extremadamente baja de que él realiza pruebas dentro de los niveles típicos a los tres o cuatro años.

“Por lo que es imperativo que usemos todas las herramientas eficaces lo antes posible para comenzar a tratar a los niños diagnosticados para el beneficio de ellos y sus familias a largo plazo”, puntualizó.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS