Especial/Gaceta UNAM

Así es el nuevo parche contra el colesterol

Este método puede sustituir a las pastillas; la dosis, que se libera puede durar hasta 15 días
Redacción | El Universal
31 Agosto, 2017 | 11:27 hrs.

El colesterol es una sustancia grasosa que se encuentra de manera natural en todas las partes del organismo. El cuerpo necesita determinada cantidad de colesterol para funcionar adecuadamente,  pero su exceso en la sangre, combinado con otras sustancias, puede llegar a adherirse a las paredes de las arterias, aumentando el riesgo de enfermedades cardíacas.

Para tratar el colesterol alto es necesario someterse a un tratamiento de pastillas de administración oral. Sin embargo, un grupo de investigadores del Laboratorio de Sistemas Transdérmicos de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán creó un nuevo sistema que permite administrar un medicamento a través de la piel para ayudar al combate del colesterol y triglicéridos altos.

El invento es un parche transdérmico que tiene microagujas biodegradables para el tratamiento de las dislipidemia, que es la alteración de los niveles de lípidos en la sangre, principalmente colesterol y triglicéridos. La invención obtuvo el Premio CANIFARMA 2016, en la categoría de Investigación tecnológica.

Pablo Serrano Castañeda, integrante del proyecto, señaló que el parche cuenta con dos mecanismos de liberación, uno rápido y otro lento; en ambos, las microagujas perforan la piel, rompen el estrato córneo (la capa externa) y la sustancia se libera en la circulación sanguínea.

Algunas ventajas del parche es que, al mantener constantes las dosis, se suprimen la posibilidad de tener tratamientos que se detienen por el olvido de tomar las pastillas. La dosis de medicamento en el parche, al ser liberado en la piel, no pasa por el hígado, y por lo tanto, no genera mayores afectaciones al órgano.

Serrano Castañeda agregó que en personas con problemas de reflujo gástrico o esofágico, o una úlcera, la administración por vía transdérmica atenuará los síntomas y en caso de que alguien presentara alguna reacción adversa, el parche puede removerse.

Este sistema no causa ningún dolor y las microagujas no originan residuos biológicos infecciosos, como sí sucede con las agujas hipodérmicas convencionales. “El parche penetra la piel con las microagujas que, por su tamaño, no alcanzan terminaciones nerviosas. Con ellas no hay dolor”, manifestó el experto.

El investigador detalló que las microagujas están elaboradas a base de polímeros que se desintegran bajo la piel y  liberan la fórmula por un tiempo determinado, que puede variar entre una semana y 15 días.

 

Con información de Notimex

 

 

 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS