Los hallazgos fueron publicado en The Journal of Hepatology. (Foto: Especial)

Amamantar reduce el riesgo de sufrir hígado graso

Las mujeres que amamantaron durante seis meses o más tenían un riesgo menor de desarrollar esta enfermedad
Redacción | El Universal
01 Agosto, 2019 | 15:00 hrs.

Las madres que amamantaron a un niño durante seis meses o más tienen un riesgo menor de desarrollar enfermedad de hígado graso no alcohólico, un padecimiento crónico y asintomático en las primeras etapas, después de la mediana edad, concluyó un nuevo estudio.

La investigación, realizada por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de California y del consorcio Kaiser Permanente, utilizó los datos recogidos a través de un estudio que incluyó a 844 mujeres blancas y negras.

Las participantes fueron monitoreadas cada dos a cinco años hasta por tres décadas y evaluadas por factores de riesgo bioquímicos al momento de la inscripción de 1985 a 1986. Las mujeres que dieron a luz posteriormente informaron la duración de la lactancia materna por cada parto durante los siguientes 25 años.

Al final del estudio, se sometieron a una tomografía computarizada del abdomen, lo que permitió a los investigadores observar los niveles de grasa hepática, un signo de enfermedad de hígado graso no alcohólico.

Además, debido a que esta enfermedad está relacionada con la obesidad, la diabetes y el estilo de vida, los investigadores se ajustaron a estos factores de riesgo.

Los hallazgos, publicados en The Journal of Hepatology, revelaron que en comparación con aquellas mujeres que no amamantaron o lo hicieron por menos de un mes, quienes realizaron esta práctica tenían un riesgo menor de desarrollar la enfermedad.

Incluso, las participantes diagnosticadas con la enfermedad 25 años después presentaban un índice de masa corporal más alto, mayor circunferencia de la cintura, triglicéridos más altos y niveles de colesterol bueno más bajos. Por lo que estos hallazgos pueden representar un factor de riesgo modificable temprano.

“Este nuevo análisis contribuye a la creciente evidencia que muestra que amamantar a un niño también ofrece beneficios significativos para la salud de la madre, es decir, su protección contra el desarrollo de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en la edad mediana”, dijo Veeral Ajmera, uno de los autores de la investigación.

Pese a los resultados, los investigadores dijeron que se necesitan más estudios para analizar los mecanismos subyacentes de cómo la lactancia afecta la enfermedad de hígado graso no alcohólico y si puede reducir la gravedad del padecimiento.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS