El estudio se basa en un análisis realizado a mujeres de 18 a 20 años, un período en el que los huesos deberían seguir formándose. (Foto: Especial)

Adolescentes que beben pueden tener huesos más débiles

Quienes se emborrachaban durante la juventud tenían menor masa ósea en la columna vertebral
J.M | El Mercurio
13 Julio, 2018 | 13:00 hrs.

A la lista de riesgos por consumo excesivo de alcohol en mujeres jóvenes se puede agregar un nuevo elemento: una salud ósea más pobre. Así lo sugieren investigadores de la Universidad Loyola Marymount (Estados Unidos), en un estudio publicado en la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs.

La investigación, que se realizó en 87 mujeres universitarias, descubrió que quienes experimentaban borracheras al menos dos veces al mes durante la adolescencia tenían una masa ósea menor en la columna vertebral, lo que quiere decir que presentaban menor cantidad de hueso en esa zona. Esto, al compararlas con aquellas que no consumieron grandes cantidades de alcohol.

"Cuando consideramos la salud ósea, siempre hablamos sobre la importancia del ejercicio, el calcio y la vitamina D, y de no fumar. Ahora también es posible que tengamos que hablar sobre evitar el consumo excesivo de alcohol", dijo Joseph LaBrie, profesor de la Universidad Loyola Marymount y autor principal del estudio.

Según indicó el científico, los resultados se mantuvieron incluso después de tomar en cuenta otros factores que afectan la densidad ósea, como el ejercicio, una mala nutrición y el hábito de fumar, lo que le hace creer que existe una relación directa entre el consumo excesivo de alcohol y una masa ósea más débil.

"Uno podría pensar que una vía para explicar esto es que el alcohol produce un efecto tóxico que ataca las células encargadas de formar hueso", explica el doctor Gilberto González, endocrinólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad Católica.

El estudio se basa en un análisis realizado a mujeres de 18 a 20 años, un período en el que los huesos deberían seguir formándose. Sin embargo, asegura LaBrie, las características que hallaron en las jóvenes estudiadas sugieren que éstas tendrían problemas para alcanzar su máximo de masa ósea, proceso que ocurre entre los 20 y 25 años. A su vez, esto tendría otras consecuencias.

"Cualquier cosa que impida que una mujer joven alcance su pico de masa ósea, probablemente, aumentará sus probabilidades de desarrollar osteoporosis años después", indicó el académico.

"Efectivamente esto traería problemas a futuro", agrega el doctor González. "Tener una menor masa ósea también se asocia a alcanzar más fácilmente el umbral de la fractura, por ejemplo".

Los resultados del estudio son relevantes para Chile. Según datos publicados por Senda y el Ministerio de Salud en 2016, las chilenas de entre 14 y 24 años consumen 80 gramos de alcohol puro en un día de ingesta promedio, versus 70 gramos que consumen los hombres. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud establece que el consumo responsable para mujeres es de 20 gramos.

La situación queda en evidencia en los servicios de emergencia, dice el doctor Juan Pedro Rojas, urgenciólogo de la Clínica Alemana.

"Hemos visto un aumento en las intoxicaciones por alcohol en adolescentes, tanto en hombres como mujeres, lo cual no se observaba. Antes era mucho más común que llegaran óolo hombres", dice Rojas.

Lo mismo ha observado la doctora Mariely Ercolano, urgencióloga de la Red de Salud UC Christus.

"Si antes veíamos uno o dos casos al año de jovencitas con intoxicaciones o pérdida de conciencia por alcohol, ahora se ve, al menos, una vez a la semana", asegura.

Aumento progresivo

El número de mujeres de entre 19 y 25 años que declaran haber consumido alcohol el último mes ha crecido paulatinamente, según datos del Estudio de Drogas en Población General de Senda, publicado en 2016. Si en 2012 era el 50.2%, en 2014 aumentó a 53.8% y en 2016 alcanzó el 56.7%.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS