Especial

7 órganos que no son indispensables para sobrevivir

Estos órganos pueden removidos por completo y sin ellos se puede llevar un estilo de vida relativamente normal
Redacción | El Universal
18 Octubre, 2017 | 12:25 hrs.

Los órganos del cuerpo humano funcionan como engranajes que se conectan y hacen funcionar de manera adecuada a la maquinaria del organismo. En términos médicos un órgano es el conjunto de dos o más tejidos, que poseen funciones específicas y una estructura característica.

Existen órganos que al ser extraídos provocan una transformación radical en el modo de vida, como el globo ocular, que al quitarse se presenta una ceguera total e irreversible. Sin embargo, la condición de pérdida de visión es algo a lo que nos podemos adaptar, al igual que la falta de otros órganos.

Adam Taylor, director del Centro de Estudio de Anatomía Clínica de la Universidad de Lancaster, de Reino Unido ha elaborado una lista con siete órganos del cuerpo humano que pueden ser removidos por completo y sin los cuales el ser humano puede llevar un estilo de vida relativamente normal.

  • El apéndice es un órgano que forma parte del aparato digestivo y se pensaba había perdido sus funciones, aunque estudios recientes sugieren que es una una especie de “almacén” de bacterias benéficas.

Cuando este órgano se inflama es porque ha sido obstruido por materia fecal. Para curar la apendicitis hay que extirpar mediante una apendicectomía. Este procedimiento quirúrgico no suele producir consecuencias perceptibles para el paciente, salvo una pequeña cicatriz en el abdomen.

  • La vesícula biliar se ubica debajo del hígado, y funciona como depósito de bilis, una sustancia espesa y amarillenta que ayuda a descomponer alimentos grasos. Cuando la bilis contiene un nivel excesivo de colesterol genera residuos, que se acumulan en forma de arenilla o cálculos biliares.

Para corregir el padecimiento en los casos más graves, se tiene que quitar la vesícula quirúrgicamente la vesícula en un procedimiento llamado colecistectomía.

  • El colon o intestino grueso. Las funciones principales son reabsorber el agua y las sales, además de comprimir la heces para facilitar su expulsión.

La presencia de cáncer u otras enfermedades puede provocar la necesidad de eliminar parte o todo el colon. La mayoría de las personas se recuperan bien después de esta cirugía, aunque notan un cambio en los hábitos intestinales. Se recomienda una dieta basada en alimentos blandos para lograr una rápida recuperación.

  • El bazo se ubica cerca de las costillas anteriores, en la parte inferior izquierda del abdomen. Además de reciclar glóbulos rojos y ejercer como depósito de glóbulos blancos y plaquetas, ayuda a combatir infecciones.

Se puede vivir sin el bazo de manera total o parcial debido a que sus funciones las puede desempeñar el hígado y otros tejidos linfáticos.

  • El estómago. Este órgano está diseñado realizar el proceso de digestión de alimentos mediante movimientos de contracción, y deshacerlos mediante por el efecto químico de sus ácidos.

Los enfermos con tumores en el estómago, o que han sufrido un trauma severo en el órgano, se les debe extirpar de manera total o parcial. Este procedimiento se le conoce como gastrectomía, y cuando es total los cirujanos conectan directamente el esófago al intestino delgado.

Las personas que han sufrido esa intervención pueden llevar una vida normal, si combinan su dieta con suplementos vitamínicos.

  • Los riñones. Estos órganos pares filtran el flujo sanguíneo para mantener el equilibrio en el organismo, retienen proteínas, células y otros nutrientes necesarios para el cuerpo, mientras que los elementos innecesarios terminan en la orina.

El organismo humano es capaz de sobrevivir con un solo riñón. Cuando se carece de la función de ambos, el paciente debe conectarse a máquinas de diálisis que sustituyen las funciones renales para eliminar las sustancias nocivas de la sangre. La calidad de vida disminuye,  aunque se puede mantener este estado por muchos años.

  • Los órganos reproductivos. Los ovarios y los testículos son órganos sexuales de la mujer y el hombre respectivamente. Al ser órganos pares podemos sobrevivir con uno solo y lograr la reproducción. En ocasiones, tumores malignos o traumas violentos provocan que haya que extirparlos.

Al perder estos órganos la calidad de vida no es ve afectada, a las mujeres que se les quitan los ovarios no tienen una calidad de vida reducida, y en algunas poblaciones masculinas, la extirpación de ambos testículos puede conducir a un aumento en la esperanza de vida.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS