Es común, en algunas religiones, pensar en los “milagros” como una forma de sanar las dolencias físicas del cuerpo. (Foto: Especial)

7 enfermedades que, según la Biblia, Jesucristo curó

Redacción | El Universal
28 Marzo, 2018 | 12:00 hrs.

Es común, en algunas religiones, pensar en los “milagros” como una forma de sanar las dolencias físicas del cuerpo. Más aún en aquellos tiempos, en los que enfermedades, como la lepra, eran consideradas una especie de “castigo divino”.

La Biblia es el libro más antiguo de la historia y también el que ha sido impreso más veces. En él, se narra la vida de Jesús y su paso por el mundo. De acuerdo con la Biblia, Jesucristo pudo curar diversas enfermedades con el poder que tiene al ser Dios.

A continuación te presentamos algunas.

1. Lepra

Marcos 1:40-45 narra: “Un leproso vino rogando a Jesús, y arrodillándose, le dijo: ‘si quieres, puedes limpiarme’. Extendiendo Jesús la mano, lo tocó y le dijo: ‘Quiero; sé limpio’. Al instante la lepra lo dejó y quedó limpio”.

También conocida como enfermedad de Hansen, la lepra es una enfermedad infecciosa causada por el bacilo Mycobacterium leprae, que se caracteriza por la aparición de úlceras cutáneas deformantes, daño neurológico y debilidad progresiva.

La bacteria, señala Medline Plus, se transmite por contacto con líquidos nasales de un paciente con lepra. La mayoría de las personas que entran en contacto con ésta, sin embargo, no desarrollan la enfermedad, debido al buen funcionamiento de su sistema inmunitario.

Los dos tipos más comunes de lepra son tuberculoide y lepromatosa. Aunque ambas ocasionan úlceras en la piel, la lepra lepromatosa es más grave ya que produce grandes protuberancias e hinchazones.

lepra.jpg

2. Ceguera

Mateo 9:27-31 dice: “Entonces les tocó los ojos, diciendo: ‘Hágase en ustedes según su fe’. Y se les abrieron los ojos”.

Considerada como la forma más grave de discapacidad visual, la ceguera es causada principalmente por cataratas, glaucoma, degeneración macular relacionada con la edad y retinopatía diabética.

La mayor parte de las enfermedades que provocan ceguera, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), pueden prevenirse o tratarse fácilmente mediante intervenciones conocidas y costoefectivas.

ceguera.jpg

3. Parálisis

"Entonces dijo al paralítico: ‘Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa’”, se señala en Mateo 9:1-8.

Definida como la pérdida de las funciones musculares total o parcial en algunas partes del cuerpo, la parálisis ocurre cuando existen deficiencias en la transmisión de los mensajes entre el cerebro y los músculos.

La mayoría de las paraplejias, indica Medline Plus, están relacionadas a derrames o lesiones en la médula espinal y fracturas en el cuello. Además de enfermedades nerviosas, como esclerosis lateral amiotrófica, autoinmunes y polio.

paralisis.jpg

4. Hidropesía

En Lucas 14:1-6 se señala: “Y aconteció que un día de reposo, Jesús entró para comer en casa de uno de los principales de los Fariseos, y ellos lo estaban observando cuidadosamente. Y allí, frente a Él, estaba un hombre hidrópico. Dirigiéndose Jesús a los intérpretes de la Ley (expertos en la Ley de Moisés) y a los Fariseos, les dijo: ‘¿Es lícito sanar en el día de reposo, o no?’.

Pero ellos guardaron silencio. Y Él, tomando al hombre de la mano, lo sanó y lo despidió.  Y a ellos les dijo: ‘¿A quién de ustedes, si se le cae un hijo o un buey en un hoyo en día de reposo, no lo saca inmediatamente?’.

La hidropesía es la acumulación de agua en los tejidos del cuerpo, principalmente en vientre, tobillos, muñecas, brazos y cuello, a consecuencia de deficiencias en las funciones digestivas o excretoras de los riñones o la piel.

Otras causas, señala el IMSS, son calor, sedentarismo, desequilibrio hormonal durante embarazo y menopausia, medicamentos corticoides y antihipertensivos, insuficiencia venosa, renal o cardíaca, así como mala circulación.

retencion-liquidos.jpg

5. Sordera

Marcos 7:31-37 dice “Jesús le metió los dedos en los oídos, y escupiendo, le tocó la lengua con la saliva; [...] y levantando los ojos al cielo, suspiró profundamente y le dijo: “¡Effatá!”.

Definida como la pérdida total de uno o ambas oídos, la sordera es ocasionada por infecciones de la madre durante el embarazo, defectos estructurales del oído, trastornos genéticos e infecciones recurrentes o mal tratadas en el oído.

De acuerdo con Cancer care of Western New York, los tipos de sordera que existen son:

  • Conductiva: causada por la imposibilidad del sonido de llegar al oído interno.

  • Neurosensorial: causada por trastornos del oído interno, el nervio auditivo o zonas del cerebro involucradas en la audición. Este tipo de pérdida, por lo general, es permanente.

sordera.jpg

6. Pérdida de voz

Mateo 9:32-34 describe “Después que el demonio había sido expulsado, el mudo habló; y las multitudes se maravillaban, y decían: ‘Jamás se ha visto cosa igual en Israel’”.

El otorrinolaringólogo Elías Legorreta Marín sostiene que la pérdida de voz puede ser causada por problemas neurológicos, traumatismos o heridas con arma blanca o de fuego que dañan de manera directa a las cuerdas vocales.

sordomudo.jpg

7. Flujo de sangre

“Y una mujer que había estado sufriendo de flujo de sangre por doce años, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto porque se decía a sí misma: ‘Con sólo tocar su manto, seré salva’. Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo:’Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado’. Y la mujer fue salva desde aquella hora”, señala Mateo 9:20-22.

Las causas del sangrado vaginal anormal, aquel que es abundante y puede durar mucho más de lo normal, son diversas. Algunas de ellas son problemas hormonales y de tiroides, cáncer de cuello uterino, ovario, útero y vagina, y fibroides uterinos, según Medline Plus.

flujo-vaginal.jpg

QUÉ DICEN LOS USUARIOS