Siempre se debe consultar al médico antes de consumir cualquier alternativa natural. (Foto: Especial)

6 mitos sobre la salud que pueden causar la muerte

Pueden existir costumbres cuya ejecución puede desencadenar riesgos graves e incluso llevar a la muerte
Redacción | El Tiempo
26 Agosto, 2019 | 16:00 hrs.

Meterse al mar después de almorzar produce derrames cerebrales, leer con la luz baja estropea la vista o que saltar después de tener relaciones sexuales evita el embarazo son mitos que asume la gente y, aunque resulte difícil de creer, algunos pueden llegar a convertirse en verdaderos riesgos para la salud.

Carlos Álvarez, expresidente de la Asociación Colombiana de Infectología, dice por ejemplo que la arraigada costumbre de combatir los resfriados con antibióticos, a pesar de no tener ningún efecto sobre los virus que los causan, puede parecer insignificante, pero a la postre ésta puede ser una vía para aumentar la dañina resistencia de las bacterias. 

Y así pueden existir muchas otras costumbres, de las cuales vale la pena hacer un listado en razón de que su ejecución puede desencadenar riesgos graves e incluso llevar a la muerte, sin que constituya una exageración.


1. Las gripes no son peligrosas

La frecuente exposición a los virus que causan enfermedades respiratorias, y sus ciclos, han llevado a pensar que los resfriados, la influenza o la popular gripe son siempre entidades inocuas, pero no siempre es así. 

De acuerdo con la Asociación Colombiana de Infectología, hay situaciones en que los virus que causan estas enfermedades pueden desencadenar complicaciones muy serias, especialmente en poblaciones susceptibles o con las defensas comprometidas. 

Vladimir Muñoz, pediatra de la Universidad Nacional, explica que los niños con problemas de nutrición, de bajo peso o con enfermedades latentes pueden desencadenar episodios de neumonía graves por sobreinfección bacteriana en los episodios gripales, con el agravante de que los síntomas avanzan rápidamente y pueden terminar con la vida de los menores. 

Lo mismo ocurre con las personas mayores y los enfermos crónicos, dice Julián Garcés, médico internista, quien aconseja que ante señales como tos persistente, fiebre que no cesa, decaimiento, dolores y dificultad para respirar hay que consultar siempre.

gripe.jpg

2. Las vacunas son malas y no son necesarias

Si bien las vacunas pueden producir algunos efectos secundarios menores, estos biológicos son muy seguros. Tanto así que es más probable que su no aplicación permita el desarrollo de una enfermedad severa a que aparezcan reacciones adversas por su aplicación. 

No en vano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a la vacunación como la medida más benéfica en términos sanitarios en toda la historia de la humanidad pues sus beneficios compensan desproporcionadamente los riesgos. 

De acuerdo con la agencia de la ONU, sin vacunas la mortalidad y la aparición de enfermedades graves serían problemas muy difíciles de enfrentar en el mundo de hoy.

vacuna_0.jpg

 

3. Los remedios naturales no hacen daño

Esto es completamente falso. Varios estudios han demostrado que manejar algunas enfermedades con productos naturales de dudosa eficacia pueden llegar a complicar el estado de la persona y a favorecer desenlaces fatales, no solo por sus efectos, sino porque su uso puede retardar la necesidad de utilizar medicamentos eficaces. 

Una investigación reciente publicada en la revista Cancer demostró que 29 de los 44 remedios naturales más usados por los pacientes oncológicos desencadenaron riesgos sanitarios para ellos

Se encontró que productos como la cúrcuma complicaban la quimioterapia, el ginkgo biloba o el té verde aumentaron las hemorragias y algunas terapias herbales frenaron la efectividad de los tratamientos.

Este estudio también referenció alteraciones farmacológicas con 15 productos naturales, efectos tóxicos directos en 18 y crecimiento in vitro de respuestas anómalas de las células cancerosas en siete productos. Por eso es necesario siempre consultar antes de consumir cualquier alternativa natural.

remedios_naturales.jpg

4. Cigarrillos electrónicos y vapeadores ayudan a dejar de fumar

La OMS ha sido enfática en que no existe ninguna evidencia que demuestre algún tipo de beneficio derivado del uso de cigarrillos electrónicos o vapeadores frente a la salud en general o como herramienta para dejar de fumar. 

De hecho, se ha comprobado que este tipo de dispositivos inducen al consumo, especialmente en jóvenes. De igual forma, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha encontrado que estos artículos sean seguros y eficaces para alejarse del tabaco tradicional. 

La Asociación Colombiana de Neumología ha advertido que este consumo genera riesgos respiratorios y enfermedades pulmonares que van desde las más leves hasta compromisos severos, por lo que se recomienda abstenerse de usarlos. 

Esta semana, justamente, las autoridades de Estados Unidos lanzaron una alerta por una nueva enfermedad pulmonar derivada del uso de los vapeadores que se encontró en 100 personas.

cigarros_electronicos.jpg

 

5. La medicina alternativa es mejor e inofensiva

El año pasado un estudio significativo hecho por la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale demostró que los pacientes con cáncer no metastásico de seno, pulmón, colon y recto que se acogieron a terapias alternativas para su tratamiento tuvieron peor supervivencia que quienes tomaron tratamientos convencionales para sus tumores. 

El trabajo publicado en Journal of the National Cancer Institute encontró que en un seguimiento a cinco años los enfermos con cáncer de seno, el colon y el recto tuvieron cinco veces más probabilidad de morir con el uso de terapias alternativas frente a las medicinas tradicionales, lo que indujo a los autores a recomendar abstenerse de ellos a toda costa. 

Como terapias alternativas se consideraron tratamientos basados en hierbas, vitaminas, minerales, homeopatía, acupuntura y medicina tradicional china.

medicina_alternativa.jpg

6. El VIH ya no es preocupante

Si bien la investigación y las medidas de salud pública han logrado avances determinantes en la lucha contra el VIH en las últimas décadas, al punto que su infección hoy se clasifica como una enfermedad crónica no mortal, esto no significa que no sea mortal y que se baje la guardia. 

Según los reportes de Onusida el año pasado 770 mil personas murieron por esta causa en el mundo y se presume que al menos 600 niños se infectan diariamente en una estadística calificada por la OMS como inaceptable. 

La agencia sanitaria advierte que la apatía frente al virus comienza a ser preocupante y recomienda a los sistemas de salud reforzar sus campañas para prevenir su difusión. El mito de que el VIH ya no mata está lejos de ser una realidad.

vih.jpg
 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS