Especial

6 dulces mexicanos con plomo

El consumo de plomo causa daños al sistema nervioso, hematológico, gastrointestinal, cardiovascular y renal.
Redacción | El Universal
25 Octubre, 2017 | 14:24 hrs.

El plomo es un metal tóxico considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un elemento altamente perjudicial para los humanos. Al acomularse en el organismo causa daños al sistema nervioso, hematológico, gastrointestinal, cardiovascular y renal.

Los niños son más vulnerables a los efectos neurotóxicos del plomo, incluso un nivel relativamente bajo de exposición puede causar daños neurológicos graves y en algunos casos, irreversibles.

Un grupo de especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) publicó en 2016 en la revista Environmental Research, los resultados de la investigación “Niveles de plomo en los dulces y en la sangre de los niños que viven en la Ciudad de México”, en la cual se reportaron las concentraciones de plomo de los dulces más consumidos por los niños.

Durante el estudio los investigadores preguntaron a madres y niños cuáles fueron los dulces que habían consumido en la última semana. Luego, se midieron las concentraciones de plomo en muestras de diferentes marcas de dulces de consumo frecuente en los participantes.

En los resultados encontraron una asociación significativa entre la ingestión de plomo de la semana anterior a través del consumo de dulces y los niveles de plomo en sangre de los niños.

De los 20 dulces, que los menores reportaron como los más consumidos, se analizaron las concentraciones de plomo. Los dulces que tenían plomo por encima del límite son:

  • Rockaleta Diablo (0.70 ppm)

  • Tiramindo (0.37 ppm)

  • Ricaleta Chamoy (0.19 ppm)

  • Tutsi Pop (0.13 ppm)

  • Indy Marimbas (0.22 ppm)

Los investigadores concluyeron que ciertos caramelos presentaban niveles de plomo por encima de los permisibles por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, y que corresponde a 0.1 partes por millón (ppm).

Sin embargo, luego de la publicación del estudio, la empresa Tutsi aseguró que su producto fue aprobado por su casi nulo contenido de plomo (0.005 ppm), y señaló que hubo un error en la cantidad de plomo que contenían las paletas.

Marcela Tamayo y Ortiz, especialista en epidemiología ambiental y ocupacional, adscrita al Centro de Investigación en Nutrición y Salud del INSP, indicó que esta investigación surgió por antecedentes de los años 90 y principios de 2000, cuando estudios de Estados Unidos reportaron concentraciones de plomo en dulces.

El plomo se encuentra presente en distintos productos de uso cotidiano como cosméticos, pigmentos, medicamentos, artículos de joyería, juguetes e incluso en el agua potable canalizada a través de tuberías de plomo, pero también en golosinas, que de manera común consumen los niños, sin embargo, son altamente dañinos.

“Estados Unidos tiene un sistema de monitoreo de niveles de plomo en sangre muy bueno, entonces muchos estados de ese país comenzaron a detectar a niños con niveles de plomo alto, cuestionándose la procedencia del plomo: las investigaciones vieron que provenían de dulces hechos en México”, señala Tamayo y Ortiz.

A diferencia de Estados Unidos, México no cuenta con un un sistema de monitoreo para conocer las concentraciones de plomo en la población.

El equipo de trabajo del INSP pretende realizar proyectos que demuestren que hay niños que nacen con niveles de plomo en la sangre, y con ello poder establecer un programa de monitoreo.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS