Especial

5 factores científicos que influyen en el sexo de un bebé

Desde mecanismo químicos, dietas y niveles de estrés son algunos de los factores
Redacción | El Universal
20 Febrero, 2018 | 11:00 hrs.

¿Sera niña o niño? Ésta es la pregunta que siempre surge cuando se presenta un embarazo. Creencias populares sostienen que de acuerdo con la forma de la panza, se puede saber qué sexo tendrá el bebé.

Pero poder influir en el género del futuro miembro familiar sólo es posible por medio de la ciencia. Te explicamos algunos de estos métodos para poder incidir en la asignación sexual.

1. Fertilización in vitro

Según un estudio realizado en 2010 por parte de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, es más probable que los bebés concebidos mediante técnicas de reproducción asistida sean niños o niñas dependiendo de la técnica utilizada.

En el estudio, se demostró que la probabilidad de que resultado de la fecundación in vitro resultara en un niño fue de entre 53% y 56%. Pero, los investigadores encontraron que el porcentaje de bebés varones disminuyó aproximadamente 49% cuando las parejas optaron por la inyección intracitoplásmica de espermatozoides (cuando los espermatozoides se inyectan directamente en el óvulo) y el embrión fertilizado se transfirió al útero después de sólo dos o tres días.

La razón de esta asignación de sexo es desconocida afirma un integrante del proyecto Michael Chapman, quien sostiene que probablemente tiene qué ver con el tiempo que un embrión se cultiva en el laboratorio. "Tal vez los niños son más fuertes", señala en los resultados, permitiendo que sus embriones sobrevivan más tiempo fuera del cuerpo.

images_1.jpg

2. La dieta de la madre

El estudio “Eres lo que come tu madre: evidencia de una dieta preconcepcional materna que influye en el sexo del feto en los humanos” publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B encontró que las mujeres que comían más calorías en general, y que comían cereales para el desayuno y una dieta rica en potasio específicamente, tenían más probabilidades de tener niños.

Sin embargo, los investigadores advierten que “lo más importante es que todas las mujeres tengan una dieta saludable", señaló Mathews, autor principal del estudio."Si una mujer tiene bajo peso y desea comer un poco más de calorías para mejorar sus posibilidades de tener un bebé varón, además de mejorar su salud general, entonces no veo nada malo en eso. Por otro lado, reducir las calorías en un intento de tener una niña no tiene sentido, y podría comprometer la salud de la madre y el bebé”, afirmó.

alimentacion-embarazo.jpg

3. Manipulación química corporal

Un estudio, publicado en Reproductive BioMedicine Online, señala que el ciclo corporal mensual de una mujer incluye niveles alternados de pH (ácido y alcalino) dentro de su tracto reproductivo, y que los cambios en el entorno de pH afectan el sexo del bebé.

Los resultados afirman al manipular químicamente el pH a un nivel alcalino puede favorecer a los espermatozoides Y (que se inclinan hacia el sexo masculino), mientras que los ácidos en el líquido folicular da preferencia a los espermatozoides X (que favorecen al sexo femenino).

El estudio sugiere que una dieta más alta en magnesio, calcio y alimentos ácidos como maíz, carne, frijoles, pescado, ciruelas, café, huevos, hígado y yogur. Y evitar  los alimentos alcalinos como plátanos, naranja, papas y sandía, mitigara al esperma Y favoreciendo la concepción de un niña.

in-vitro-fertilization2.jpg

4. Momento de la concepción

Un estudio , publicado en The New England Journal of Medicine, encontró que existen evidencias de que las relaciones sexuales más cercanas a la ovulación aumentan las posibilidades de tener un varón.

Se determinó que uno de los motivos puede ser que en esta etapa el esperma chico sobrevive por menos tiempo antes de que pueda ocurrir la fertilización. Para este resultado se tomó en cuenta investigaciones previas en las que se ha demostrado que los espermatozoides masculinos, que portan un cromosoma Y, nadan más rápido pero no viven tanto como sus contrapartes femeninas del cromosoma X.

ellas-conozcan-sexo.jpg

5. Niveles de estrés

Un estudio denominado “La disminución de la relación sexual secundaria inducida por el estrés psicológico de la comunidad después de una secuencia sísmica en la isla griega de Zakynthos”, encontró que en los dos años posteriores a un terremoto en la isla, la tasa de nacimientos masculinos disminuyó significativamente.

Los investigadores especulan que espermatozoides del cromosoma Y son más frágiles y no sobreviven tan bien durante períodos de alto estrés psicológico, o que el estrés puede afectar los niveles hormonales en el cuerpo de la madre y hacerlos más hospitalarios para los espermatozoides del cromosoma X.

mujeres-estresadas-proclives-tener-ninas_medima20150216_0051_24.jpg

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS