La principal receta para una dieta blanda es el caldo de pollo o res. (Foto: Especial)

¿Qué es la dieta blanda?

El objetivo principal de la dieta blanda es que los alimentos sean fáciles de digerir
Darinka Gómez | El Universal
19 Noviembre, 2019 | 10:00 hrs.

La dieta blanda, también conocida como dieta de protección gástrica, está indicada para pacientes con enfermedades digestivas como diarrea, úlceras, hernia de hiato, reflujo gastroesofágico, gastritis o como una dieta de transición en el postoperatorio de cirugía digestiva. 

Así lo explica Cinthya Olvera Velasco, licenciada en Nutrición, quien también señala que en nutrición este tipo de dieta se clasifica dentro de las “dietas de tolerancia” pues sirve para que el organismo se adapte progresivamente a una alimentación normal después de una enfermedad, ayuno o cirugía. 

“El objetivo principal de la dieta blanda es que los alimentos sean fáciles de digerir, con poco contenido de fibra y que no se estimule la secreción gástrica, favoreciendo la digestión y absorción de alimentos”, comenta. 

Para que se consuman más fácilmente, los alimentos para la dieta blanda para adultos pueden cortarse del tamaño de un bocado, molerse, pisarse, mojarse y humedecerse ya que el propósito es proporcionar alimentos que son fáciles de masticar y tragar. 

¿Cómo deben ser las comidas blandas?

-Las raciones deben ser pequeñas. 

-Hacer al menos cinco comidas al día. 

-Masticar bien y comer despacio para facilitar la digestión. 

-Después de cada comida es recomendable reposar unos 20 minutos. 

-Utilizar cocciones sencillas: planchas, hornos, vapor, hervido, baño maría o papillas. 

-La comida debe estar tibia, sin temperaturas extremas. 

-Cocinar con poca sal y con poca grasa. 

-Este tipo de dieta deberá mantenerse por tres o cuatro días e ir introduciendo alimentos hacia una dieta normal de manera progresiva.


¿Qué alimentos debe incluir el menú para una dieta blanda?


Cereales: pan blanco, pasta, fideos o arroz al vapor, puré de papa sin grasa o papa hervida avena, tortilla, tostada horneada.  

Lácteos: leche, natilla, quesos blandos, requesón, yogurt, helado. 

Frutas: plátano, manzana hervida, frutas cocidas sin piel y sin semillas, jugos suaves como el de manzana.

Verduras: vegetales cocidos o en purés o caldos.

Proteínas: huevos, tofu, crema de cacahuate, pescado, pavo, pollo u otra carne que no sea dura o fibrosa. Al horno, hervidos o a la plancha. 

Semillas: nueces, almendras, pepitas, semilla de girasol, semillas con chile, garapiñadas 

Bebidas: agua, hielo, agua mineral, limonada, té (manzanilla, limón) 


Recetas recomendada para una dieta blanda: sopas, caldos de pollo, caldo de  res o sopa de vegetales.

¿Qué comidas para la dieta blanda no debe incluir?


Cereales: panes integrales, pan de dulce, galletas dulces y bollería alta en grasa así como leguminosas como frijol, lenteja, garbanzo o haba. 

Lácteos: lácteos grasos, quesos secos o muy curados.

Frutas: frutos secos, frutas ácidas, zumos cítrico.

Verduras: No crudas como zanahorias o calabaza ni verduras que causen flatulencias como brócoli, col, coliflor. 

Proteínas: carne fibrosa y grasa, mariscos, pescados grasos como el salmón y embutidos 

Semillas: semillas con chile o garapiñadas. 

Otros: condimentos picantes, irritantes que estimulen la secreción gástrica, platos salados o azucarados, café, cacao, bebidas alcohólicas y tabaco, frituras, salsas, estofados, frito. 

Bebidas: té negro, té verde, refresco

Otros consejos para realizar una dieta blanda, de acuerdo con información del Servicio Clínico Universitario de Valladolid son: 

-Aprovechar el momento del día en el que tenga más apetito para comer 

-Tomar los alimentos a temperatura ambiente, los alimentos muy fríos o calientes también pueden afectar al estómago

-Mantener una adecuada higiene corporal y un correcto lavado de manos para evitar infecciones.  

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS