Berlín es uno de los personajes principales de esta serie. (Foto: Atresmedia)

¿Qué enfermedad tiene “Berlín” de “La casa de papel”?

La miopatía mitocondrial es un conjunto de enfermedades que se producen como consecuencia de un fallo bioquímico
Redacción | El Universal
16 Abril, 2018 | 17:37 hrs.

La casa de papel es una serie de televisión española, producida por Atresmedia en colaboración con Vancouver Media para su emisión en Antena 3. Netflix compró esta serie en la que uno de sus personajes, “Berlín” padece una enfermedad que afecta sus músculos.

“Berlín” es uno de los personajes principales de esta serie, dentro de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, es el líder de la banda. El personaje se muestra como un sujeto egocéntrico y con delirios de grandeza. Tiene actitudes machistas, trata a las mujeres como un objetos sexuaesl y se cree superior al resto de la banda.  

De acuerdo con la serie, el personaje padece una enfermedad que hace que tenga que inyectarse un medicamento cada cierto tiempo para fortalecer sus huesos. La enfermedad se llama miopatía mitocondrial, que afecta a la fuerza de los músculos.

La Muscular Dystrophy Association describe a la miopatía mitocondrial como un conjunto de enfermedades que se producen como consecuencia de un fallo bioquímico en la función de la mitocondria y provoca debilidad muscular.

 Los síntomas de miopatía mitocondrial son debilidad y desgaste muscular e intolerancia al ejercicio. Cabe destacar que la severidad de cualquiera de estos síntomas varía gradualmente de una persona a otra.

La intolerancia al ejercicio, también llamada fatiga de ejercicio, se refiere a sensaciones extraordinarias de agotamiento como resultado de un esfuerzo físico. Algunas personas pueden tener problemas solamente con actividades atléticas como correr, mientras que otras pueden experimentar problemas con actividades cotidianas como caminar.

En algunas personas, la debilidad es usualmente más prominente en los músculos que controlan en los movimientos de ojos y los párpados. También pueden ocasionar debilidad y desgaste en otros músculos de la cara y el cuello, lo que puede llevar a problemas de pronunciación y dificultad al tragar.

Algunas veces las personas con esta enfermedad, pueden experimentar pérdida de la fuerza muscular y pueden necesitar aparatos ortopédicos o sillas de ruedas para movilizarse.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS