Especial

¿Por qué “no puedes comer sólo una” papa frita?

Un grupo de investigadores de la Universidad de Nuremberg en Alemania investigaron por qué pasa esto
Redacción | El Universal
15 Noviembre, 2017 | 10:00 hrs.

Cuando degustamos una papa frita, sobretodo las que están embolsadas, la saciedad del producto es posible hasta que no dejamos ni una. Quizás por eso, una marca mexicana reconocida por sus frituras asegura en su slogan: “A que no puedes comer sólo una”.

Pero ¿por qué al abrir una bolsa de papas comes una y de inmediato quieres más? Este producto tiene altos contenidos de grasa y sodio, pero no es esto lo que te provoca esa “adicción”. Las papas de bolsa contienen glutamato monosódico, que es un aditivo alimentario que se utiliza con frecuencia en los alimentos procesados, actuando como conservador y saborizante.

Según un estudio de grupo de investigadores  de la Universidad de Nuremberg en Erlangen, Alemania, se usaron tres grupos de ratas para estudiar la condición.

Al primero lo alimentaron con comida insípida; al segundo, con alimentos altos en carbohidratos y mezclas que simularon los componentes nutricionales de unas “papitas” en bolsa. El tercero fue alimentado con papas fritas sin envasar.

El doctor Tobias Hoch presentó este descubrimiento en la 245º Reunión y Exposición Nacional de la Sociedad Americana de Química y explicó las conclusiones de su equipo.

“El efecto de las papas fritas en la actividad cerebral, así como el compartamiento al alimentarse, se explica sólo parcialmente por sus componentes calóricos. Tiene que haber algo más en las ‘papitas’ que las haga ser tan deseables”.

La investigación arrojó que el glutamato estimula receptores específicos de la lengua, que al entrar en contacto con el mismo envían señales al cerebro. A su vez éste nos invitará a pedir más y más, y sentimos un impulso que no somos capaces de controlar.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS