El placer disminuye el deseo de consumo de comida con grasa. (Foto: Especial)

Oler comida “chatarra” por dos minutos puede evitar que la comas

El olfato puede ser una herramienta poderosa para resistir los antojos de comida rápida.
Redacción | El Universal
23 Enero, 2019 | 15:02 hrs.

De acuerdo con un estudio realizado por científicos de la Universidad del Sur de Florida, es más probable que las personas rechacen un alimento “chatarra” si se inhala su aroma durante dos minutos, o un más, lo cual puede ayudar mejorar sus hábitos a la hora de comer. La investigación fue publicada en la Revista de Investigación de Marketing.

Después de varios experimentos realizados en supermercados y en cafeterías de escuelas secundarias, se encontró que la exposición prolongada a un aroma relacionado con alimentos indulgentes o “comida chatarra”, lleva a menores compras de ésta.

En un laboratorio con 250 personas se experimentó con olores a galleta y fresa, luego se les preguntó cuál de las dos comidas se les antojaba más. Casi al 45% de los que olieron la galleta por menos de medio minuto dijeron que preferían comer la galleta, mientras que el 22% de los que estuvieron con el olor por más tiempo escogieron el postre.

El profesor Dipayan Biswas, autor del estudio, dice que el aroma del ambiente puede ser una herramienta poderosa para resistir los antojos de comida rápida, puesto que los estímulos sensoriales sutiles, como olores, son más efectivos para inducir en las decisiones alimenticias de niños y adultos que las normas restrictivas.

Esto se debe a que los efectos parecen ser impulsados por la compensación sensorial intermodal, por lo que la exposición prolongada a un aroma de comida gratificante conduce al placer en el circuito de recompensa, lo que al mismo tiempo disminuye el deseo de consumo real de comida engordante; pero los efectos se revierten con una breve exposición, con menos de 30 segundos, al olor.

En otro de los experimentos, cuando el olor a pizza se dispersó en una cafetería con 900 alumnos en ella, el 21.43% de la comida rica en grasa, como papas fritas, hot dogs o pollo frito, se vendió ese día; pero cuando el olor a manzana invadió la cafetería el siguiente día, se vendió cerca del 40% de comida rápida.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS